Viajes Libres http://www.viajeslibres.com Turismo en primera persona Thu, 23 Apr 2020 15:51:05 +0000 es hourly 1 https://wordpress.org/?v=5.2.7 Acciones del siglo pasado http://www.viajeslibres.com/acciones-del-siglo-pasado/ http://www.viajeslibres.com/acciones-del-siglo-pasado/#respond Thu, 23 Apr 2020 15:46:40 +0000 http://www.viajeslibres.com/?p=2809 Sigue leyendo ]]>

Viajalavoz es un podcast para activar la memoria de los viajes y la imaginación. Historias, viñetas, crónicas, paisajes y anotaciones, una trama de sonidos y postales abiertas sobre el camino. Habrá selva, mar, montaña, desierto y megalópolis. Diarios de viajes y de viajeros. Personajes que se cruzan al estar en tránsito. Habrá pueblos, playas y nieve. Un viaje en tren que atraviesa nueve husos horarios, una flotada en goma de camión por el río Mekong y un casamiento elegante en Mallorca. Una vuelta en el teleférico de La Paz y un encuentro con una leona en un parque africano. Viajes en primera y viajes en alpargatas; viajes abiertos y viajes encerrados; viajes largos y cortos y recuerdos de viajes propios y de otros. En barco, en avión, a caballo y en camello; en lancha, en bicicleta y desde el sillón y con los ojos cerrados. Las palabras van y vienen y se mueven de puro inquietas. Viajalavoz es un ping pong de audios producido por las periodistas y viajeras Fernanda Lago, que trasmite desde Copenhague y Carolina Reymúndez, desde Buenos Aires.

La música de este episodio es del genio de Axel Krygier, del disco Secreto y Malibú.

]]>
http://www.viajeslibres.com/acciones-del-siglo-pasado/feed/ 0
La bestia en shock http://www.viajeslibres.com/la-bestia-en-shock/ http://www.viajeslibres.com/la-bestia-en-shock/#respond Fri, 17 Apr 2020 15:01:54 +0000 http://www.viajeslibres.com/?p=2806 Sigue leyendo ]]>

Usaré el pasado. Pasado inmediato, Corona-pasado. Durante los últimos veinte años me dediqué a escribir crónicas de viajes en diarios y revistas. Viajaba por el mundo y volvía con historias. Formaba parte del turismo, un negocio millonario en millones de personas y de dólares. De Mongolia a Vietnam y de Dinamarca a Laos, conozco más de sesenta países. Escribía para entusiasmar a otros a salir a andar. Me pagaban por viajar adonde otros pagaban para ir. Tuve el mejor trabajo del mundo. Tuve. Uso el pasado porque la base del cronista de viajes es estar ahí y eso hoy no es posible.
Hace un tiempo escribí sobre el turismo como una bestia omnívora, un Alien de película capaz de alimentarse hasta de guerras, favelas, cementerios y catástrofes naturales. Un engendro voraz que se recuperaba de todo, donde fuera. De un atentado en Nueva York, de una balacera en Cancún, del escape de un reactor nuclear en Chernobyl, de un terremoto en Santiago de Chile, del Tsunami en Phuket. Caían las reservas durante algunas semanas y, luego, cada lugar regresaba al ocio. Sombrero Panamá, camisa hawaiana y frozen daiquiri. Turismo para todes. Turismo las 24 horas. Turismo prêt-à-porter.
Con la pandemia el mundo volvió a ser lejano como cuando no existían los aviones. Igual que Icaro, el turismo cayó desde lo más alto. Probablemente también se recupere del Covid-19, pero esta vez es distinto. Algo cambió para siempre. Esta vez, la bestia yace en el piso, herida y con graves dificultades para respirar.
Cuando despierte, si lo hace, será otra cosa. Como en las series, hay final abierto. Mientras tanto, en el limbo gelatinoso de la cuarentena, quedan la memoria del viaje –todavía no implantada como en El vengador del futuro– y la imaginación. Sobre eso podría empezar a escribir.

]]>
http://www.viajeslibres.com/la-bestia-en-shock/feed/ 0
Viajar en tren http://www.viajeslibres.com/2803-2/ http://www.viajeslibres.com/2803-2/#respond Fri, 27 Sep 2019 17:01:39 +0000 http://www.viajeslibres.com/?p=2803 Sigue leyendo ]]>

En los últimos diez días viajé en dos trenes largos y uno corto. El primero fue de Hamburgo a Copenhague y duró toda la noche. Partió a las 23.42 de la estación central de Hamburgo y llegó a las 06.12 a Copenhague.

Me senté al lado de un chileno de 19 años. Yo soy Benjamín y tu cómo te llamai. Una hora después sabía bastante de su vida: que la mamá va al gimnasio, que tuvo miedo de que en Europa lo discriminaran porque es morocho, qué fue a hacer a Alemania, cuántos hermanos tiene y en qué hostel dormiría al día siguiente. Parecíamos cotorras, teníamos sed de español.

El hombre de enfrente trató de leer hasta que dio una pestañada y se le cayó el libro (De animales a dioses, de Yuval Harari) y entonces nos habló. Contó que viajaba a Suecia porque tiene una casa que compró con una herencia de la mujer. Nos mostró una foto de la casa de diez habitaciones rodeada por un lago. Bien podría haber vivido la reina Silvia de Suecia. Él se iba solo, a leer.

La noche avanzaba y automáticamente desarrollamos una coreografía torpe para evitar calambres: cuando las piernas de uno se encogían las del pasajero de enfrente se estiraban. Como si fueran parte de un campeonato de sueño sincronizado, cuatro chinos dormían con la boca abierta del otro lado del pasillo. A las tres de la mañana subió la policía danesa y pidió documentos. Los miraron con detenimiento: está claro que por acá nadie quiere más inmigrantes. Recordé al afgano con el que hablé anoche en un doner kebab de la estación. Se fue de Kabul porque sentía que lo rondaba la muerte. Era soldado y la próxima explosión me podía tocar a mí. Hace cuatro años que llegó a Alemania y no tiene casa, trabaja en negro y vive donde puede hasta que lo acepten como refugiado. Mientras los oficiales daneses revisaban los pasaportes, el alemán comentó que es imposible que todo África entre en Alemania o en Dinamarca. Simplemente no entran, dijo mientras negaba con la cabeza. Afuera, la noche era negra.

El tren corto recorre 20 kilómetros de Flåm a Myrdal, en Noruega. Alguna vez fue útil para los pobladores de la región de Voss, en esta época es alimento de turistas. Me senté al lado de Yifan, una china de 25 años que cursa un máster en Londres. Se hizo una escapada mientras espera que le salga un trabajo de traductora del mandarín al cantonés en una app de idiomas. Es difícil conseguir trabajo en Europa sin visa y no quiero volver a China, hay demasiada competencia. Si no me sale este trabajo aplicaré a una visa para buscar trabajo (job searching visa) que da el gobierno holandés. En realidad, no sé qué voy a hacer, creo que estaba estresada y por eso me vine.

El tren corto tiene siete paradas y se ven las cascadas que bajan de las montañas (hay una central eléctrica en una de ellas). Yifan me pidió que le sacara fotos haciendo la vertical y la medialuna. En la última estación la filmé haciendo tomas de lucha como en la película El gran dragón. Me mostró su Snapchat y nos pusimos orejas de gato, cara de hombre y de bebé. Es hija única, no va a museos y le molesta que digan que en China se come perro.

Escribo esto desde el segundo tren largo. Partió de Bergen a las 11.59 y llegará a Oslo a las 19.05. Está descripto como uno de los trayectos más espectaculares del mundo. Atraviesa bosques de pinos, cruza arroyos de deshielo, cerros nevados, lagos azules, casas con pasto en el techo, montañas de rocas, abedules como en Rusia, iglesias rodeadas de lápidas gastadas y casas de madera pintadas de negro, rojo y amarillo. Además de hermoso, es un paisaje prolijo. La leña está apilada, los rollos para que coman los animales, embolsados y juntos. A las casas no les falta una manito de pintura y no se ven 3CV de los años 70. Creo que es el paisaje ordenado que vi. Incluso lo salvaje luce prolijo.

Hasta que encontré una ventana viajé al lado de un catalán que viene de pasar un año en Islandia como instructor de buceo. Salvo el último día, todo salió perfecto en Islandia. La empresa de buceo le regaló una tarde de spa para despedir el año de trabajo. El catalán dejó las cosas en un locker sin candado mientras lo disfrutaba con su chica y al salir faltaban el móvil y las tarjetas. Dijo que le dijeron que hay una pandilla de polacos en la isla. Si no, te mostraría las fotos del fondo del mar. Sabes, no hay mucha vida submarina porque es demasiado frío, pero hay truchas un pez autóctono, el artikcharr. Javier se llama el catalán y va vestido de negro, la tela ceñida al cuerpo como un traje de neoprene. Me cuenta que mañana se reunirá con un cineasta noruego especializado en filmar bajo el agua. El catalán le va a proponer una idea para hacer una película. Desde que me pasé a la ventana viajo frente a una pareja. Ella se parece a Paula Rego, me gustaría a saber si la pintora tuvo hijas pero no hay wifi. Por la ventana veo canteras, lagos donde se cultiva salmón, túneles largos, muchos túneles, tantos túneles, y pueblos chicos. En el celular, el puntito del tren siempre va por el color verde. Casi todo es verde en el mapa Noruega, menos el cielo que suele estar gris. Yifan, la china, me contó que tiene un amigo que dice que acá el clima es agrio. Hoy hay sol y 20 grados y dan ganas de bailar entre los pinos y esto es la primavera.

El tren anda silencioso, igual que los pasajeros. Algunos hablan bajo pero la mayoría va callada. Los noruegos y su vida interior. Cada tanto se anuncian las estaciones por alto parlante. En cinco o seis minutos llegaremos a un lugar que suena Ooo (luego leeré que eso es Ål) y en dos horas a Muu, que se escribe Gol. El idioma es una frontera, el paisaje comunica. La pareja de enfrente es estadounidense, todavía no descubrí de dónde. El marido de Paula Rego llama a su hija que lo atiende desde Vermont o Texas y le pasa con el nieto. Entonces Paula lo mira en la pantalla y los árboles ya no importan. Le cuenta al niño que están viajando en tren y le dice algo parecido a chucu chuuu chucu chuuu. Qué bien le hace la gente al paisaje.

]]>
http://www.viajeslibres.com/2803-2/feed/ 0
Taller de crónicas de viajes http://www.viajeslibres.com/taller-de-cronicas-de-viajes/ http://www.viajeslibres.com/taller-de-cronicas-de-viajes/#respond Sat, 20 Jul 2019 11:34:31 +0000 http://www.viajeslibres.com/?p=2797 Sigue leyendo ]]>

Se viene un nuevo taller de crónicas de viajes. A través de clases, lecturas, ejercicios y chat semanales veremos herramientas útiles para descargar un  viaje en un documento en blanco.

Paisajes, personajes, aromas, sabores y sinsabores del lugar que visitamos. Técnicas para que una historia no se desmorone en la mitad. Qué elegir y qué dejar afuera, cómo escapar de las playas paradisícas, los atardeceres mágicos y otros clichés.

“Los conocimientos y los descubrimientos se transportan con facilidad. Estas cosas están fuera del hombre, pero el estilo es el hombre mismo: el estilo no puede robarse ni transportarse”, declaró el intelectual francés Buffon en su discurso sobre el estilo, en 1753. Muchas cosas cambiaron desde esa época pero esta cita sigue vigente.
Encontrar y pulir el estilo propio, eso haremos en este curso a través de algo simple y contundente: leer y escribir. El taller comenzará el 14 de agosto y durará 6 semanas. Más info: ensiberiatambienhacecalor@gmail

¡Los espero!

]]>
http://www.viajeslibres.com/taller-de-cronicas-de-viajes/feed/ 0
Verás cosas extraordinarias http://www.viajeslibres.com/veras-cosas-extraordinarias/ http://www.viajeslibres.com/veras-cosas-extraordinarias/#comments Wed, 31 Oct 2018 22:03:09 +0000 http://www.viajeslibres.com/?p=2787 Sigue leyendo ]]>

Hace más o menos veinte años que soy viajera frecuente, y no por vacaciones, por trabajo. Un día estoy en Londres, otro en Marrakech y otro en los valles calchaquíes.

De esos viajes surgen los paisajes, las historias, los momentos y personajes de este libro que hicimos con Flor Cillo que probó y escribió las recetas, Marcos Farina que dibujó cada relato y el ojo editor de Eloise Alemany, responsable de Periplo, que tiene un cátalogo muy cuidado y libros que dan ganas de tener.

¿Por qué historias de viajes y recetas?
Bueno, es fácil y poco original, porque la comida es una parte fundamental del viaje.

Una de las primeras cosas que hago cuando estoy de viaje es ir al mercado, por eso hay varios relatos que ocurren en mercados. Los veo como un tesoro de costumbres y una posibilidad de conversar con un alguien que no es un guía ni un taxista.

En el mercado Sandaga de Dakar tuve una muestra de las contradicciones de los viajes cuando quise comprar un chal de algodón y mientras me mostraba las opciones, Mbaye el vendedor de ojos tan brillantes que parecían barnizados no dejaba de hablar de las desgracias de su país y de África y yo no sabía si emocionarme por las texturas y materiales nobles o angustiarme por lo que me contaba.

Lo que más me gusta de los mercados de Marruecos es el té a la menta. Aunque la receta es intuitiva, Flor da detalles para que salga perfecta.
En uno de los mercados de la medina de Marrakech conocí a Hadji un hombre con turbante que vendía amuletos para deshacer encantamientos, polvos para pintarse los ojos, jabón de argan y un azafrán delicioso que pesó en una balancita como para pesar joyas. Todavía lo tengo y es mi secreto amarillo para el arroz con mejillones.

Pero en el libro no sólo hay mercados, también hay un zoológico con un subdirector que crió a un tigre en su casa y una noche inclinada en la sabana venezolana, una leyenda de amor asfixiante, un pescador de langostas sin suerte y un hipopótamo que vuela en helicóptero y una tarde en el Central Park de Nuev York en uno de esos días en los que todo sale bien. El nombre de este libro es parte de un proverbio chino que dice Siéntate bajo la sombra de los bambúes y calla. Verás cosas extraordinarias. Yo creo que lo extraordinario está en todas partes, y que viajar le da relieve.

 

]]>
http://www.viajeslibres.com/veras-cosas-extraordinarias/feed/ 1