Tomarse los vientos

En los viajes me encuentro con otros viajeros y también con gente que construye su proyecto personal y esa es quizás su manera de viajar.  Otra interpretación del viaje. Aunque el movimiento los inspira, en este momento no pueden moverse.

Sara González y Gonzalo Domínguez tenían una vida más o menos parecida a muchas vidas de ir y venir a la oficina, en Montevideo. Querían cambiar y un día todo cuadró para hacer la maniobra. Ahora tienen una posada en las sierras de Lavalleja, la más linda de las que conocí por ahí. Sus hijos van a una escuela rural, ella cocina y él está empeñado en restaurar el bosque nativo.

Me despedí de ellos en en la puerta de su posada con vista a las sierras. Él preguntó hacia dónde iba, cómo seguía mi viaje. Le brillaban los ojos y no era por la despedida, más bien por el ánimo de viajar. Sara se dio cuenta y le dijo:

–Y bueno Gonzalo, por qué no cerramos la posada y nos tomamos los vientos.

–¿Qué es tomarse los vientos? –pregunté.

–Irse de viaje, andar, ser libre.

Publicado por Carolina Reymúndez | 15 de junio de 2013

Archivado en Check in, Compañeros de viaje, Destinos, Paisajes, Pasajeras, Sala de espera, Viajeros | Sin comentarios



Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (5)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)