Arte fantástico

Tiene la cola larga del quetzal y la cabeza de un carpintero, pero este pájaro no pertenece a ninguna familia. A la de la imaginación en todo caso. Es un pedazo de tronco retorcido que estaba en el bosque hasta que alguien lo descubrió y ahora es un adorno destacado sobre la chimena del Hotel Tunquelén, en Bariloche.

Esta entrada fue publicada en Argentina, Arte, Check in, Pasajeras, Patagonia, Turismo ecológico, Zoo. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario