El complejo de inferioridad

ebano2.jpgEl comercio de esclavos también ha tenido consecuencias desastrosas en el terreno psicológico. Envenenó las relaciones personales entre los habitantes de Africa, les inyectó odio y multiplicó las guerras. Los más fuertes intentaban inmovilizar a los más débiles para venderlos en el mercado, los reyes comerciaban con sus súbditos; los vencedores, con los vencidos; y los tribunales, con los condenados.

Semejante comercio marcó la psique del africano con el estigma tal vez más profundo, doloroso y duradero: el complejo de inferioridad. Yo, el negro no soy sino aquél que el comerciante blanco, invasor y verdugo puede raptarme en mi casa o terruno, encadenarme, meterme en la bodega de un barco, exponerme como mercancía y mas tarde obligarme a latigazos a hacer los trabajos más duros dia y noche.

Esta entrada fue publicada en Africa, Dakar, Especial Dakar, Fin del mundo, Libros. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a El complejo de inferioridad

  1. Pingback: Viajes Libres » Blog Archive » Día de la Consciencia Negra, en Brasil

  2. Pingback: Viajes Libres » Blog Archive » La oscuridad de África

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *