Paisajes urbanos: el departamento

Me gusta vivir en un departamento porque es lo más parecido que conozco a una caja fuerte, y en la Argentina violenta de hoy es mejor dormir blindado. Porque la losa radiante del living renueva cada invierno mi fe en el calor de hogar. Y porque es la excusa perfecta para no quedar como una descariñada cuando me preguntan por qué no tengo un perro. Me gusta vivir en un departamento porque siento que soy parte de algo, por lo menos de un edificio.

Vivo en un departamento y no en una casa por la misma razón por la que compro en un supermercado y no en la tienda de la esquina: prefiero el anonimato de las grandes cadenas a la rutina de saludar a don José o, bueno, al chino Lin, todas las mañanas. Adoro los departamentos porque a pesar de vivir sola estoy acompañada. Mi piso es el techo de los vecinos de abajo. Los siento tan cerca que no es necesario verlos, como a los amigos del Messenger.

Me gusta vivir en departamento porque los días de temporal las persianas se golpean contra el vidrio, el viento sopla endemoniado y siento que estoy en medio de una tormenta, a bordo de un buque en altamar. […] Y porque cada vez que vuelvo de una reunión de consorcio sumo un personaje nuevo a mi próxima novela.

Más razones de mi defensa a los dptos en este número de Etiqueta Negra, dedicado a la Arquitectura.

Publicado por Carolina Reymúndez | 5 de Noviembre de 2009

Archivado en Anécdotas, Argentina, Check in, Costumbres, Destinos, Paisajes, Sala de espera | 3 comentarios



3 comentarios

  1. Eli desde DF dijo:

    Coincido con vos, hasta ahora preferia vivir en deptos por esos mismos motivos. Pero con hijos, las prioridades cambian y ahora me gustaría mucho vivir en un depto tipo casa, en planta baja (para que los ruidos de sus juegos no los sufra “el de abajo”) y tener un patio donde puedan correr y pasar muchas tardes de sol, o noches estrelladas!! Besitos frios desde DF

  2. Andrea dijo:

    Siempre relacioné los dptos. con la soledad y el encierro; quizá porque donde vivo hay solo un edificio donde habitan gente soltera, separada o viuda. Amo las casas me inspiran libertad y proyección, uno las puede ver nacer y crearla como siempre la imaginó o al menos intentarlo…
    Quizá sea porque vivo en un pueblo, donde puedo ser totalmente libre, donde no sufro a esta “Argentina violenta”.
    Muy bonito el blog, espero verte pronto…
    Me recuerdas????

  3. Alejandra dijo:

    Qué lindo relato, me apareció en Facebook por Etiqueta Negra e hice el mismo comentario sobre la Argentina violenta, sin saber de tu post, hace varios días que no paso a visitarlo por falta de tiempo.
    Besos

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

Otros sitios

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (1)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)