Nuevas tribus turísticas: los Lohas

Los ecoturistas quedaron atrás, ahora los que la llevan son los Lohas, una suerte de versión integral y reloaded de los anteriores. Lohas responde a Lifestyles of health and sustenability (Estilos de vida de salud y sustentabilidad) y es una tribu urbana en crecimiento.

Estos chicos, los Lohas son gente consciente: de su salud, del medio ambiente y de la justicia social. Se trata de personas bien educadas y con dinero. Por supuesto, son muy informados, usuario de las redes sociales y nuevas tecnologías. Se los reconce como el nuevo segmento de consumidores premium del turismo.

Según estadísticas que encontré por ahí, en Estados Unidos el 19% de la población adulta pertenece a ese grupo, y en Alemania, sí, sólo en Alemania, alrededor del 20 %. Ahora bien, es raro ver un Loha en América del Sur. Más que raro es difícil, quizás tanto como ver un huemul en la Patagonia. Pero poco a poco van a llegar. No los huemules, ésos lo dudo, me refiero a los Lohas.

Mientras leía las características de esta nueva tribu, se me aparecía la imagen de ese austríaco flaco, largo y con modales de príncipe que conocí en un restaurante de Coroico el año pasado. Ahora que lo pienso, era un LOHA, seguro. Hasta podría haber sido el presidente de los Lohas United.  Se pasó media hora dando cátedra sobre el comercio justo y explicando por qué era importante que fuera comprar a ese lugar donde, claro, las artesanías costaban el triple que en la calle. Después del fair trade pasó al cambio climático y casi sin pausa, a la ecología. “No, gracias, no como carne”, me dijo cuando le recomendé una chuleta deliciosa. Antes de irse, mientras miraba de reojo mi plátano frito comentó algo sobre la importancia de los productos orgánicos y frescos.

No hay caso. Siempre me pasa lo mismo cuando me cruzo con un consumidor excesivamente consciente. Me siento pecadora, mal alimentada, poco involucrada con los problemas del mundo, anticool, definitivamente mal.  Quiero ir corriendo a confesarme, aunque no sea creyente. Por suerte esa sensación dura sólo unos instantes, enseguida recuerdo unas mollejas con mucho limón. Y sonrío.

Publicado por Carolina Reymúndez | 2 de Marzo de 2011

Archivado en Alemania, Austria, Check in, Costumbres, Destinos, Europa, Tendencias, Turismo ecológico | 5 comentarios



5 comentarios

  1. aleja dijo:

    Y sii…, las mollejas con mucho limòn son re-antiecológicas!!!

  2. Gustavo Ng dijo:

    Puede ser que lleguen los LOHA, pero no sé si tendrán un destino diferente al de los huemules. ¿Cómo sobrevivirán los refinados europeos beneficiarios del florecimiento de la posguerra, demasiado delicados para parir y criar mocosos, frente a la horda de árabes y africanos que arrojan cual animales vástagos al mundo? Y ¿cómo prosperarían esos exquisitos LOHA, tan socialmente concientes, tan éticos con el capitalismo, tan políticamente piadosos, tan ecológicamente estrictos, frente a chicas como vos, que no sólo entienden que no hay versión tofu para la molleja, sino que además nos representás a la masa de nativos, y encima lo decís mejor de lo que puede decirlo el más virtuoso de los LOHA?
    No way, más chances de supervivencia tendrá un camefante.

  3. eugenia dijo:

    ¿Y no existen los “ni muy muy ni tan tan Loha”? 😉
    Ante unas mollejas mmm, que crujen, y empastan tu boca de sabor al deshacerse, quién se resiste? Eso es imposible.
    Otro tema:
    Carol, ví huemules en el sur! Una “figurita difícil”, como tu puma privado…
    Qué andes bien, beso!

  4. Lorena dijo:

    Hola Carolina:

    He descubierto hace pocos días tu blog y lo que me ha dado tiempo a leer me parece de muy buena calidad. Mi más sinceras felicitaciones.
    En el caso de este post, no es que no este de acuerdo con lo que dices, todo lo contrario, existe este segmento llamado Loha, pero no es tan malo como se lo puede imaginar, o tan incompatible como lo comenta Gustavo.
    Vivo en Europa y la gente de mi edad (35) y mas joven también, es consciente de que hay que cuidar los recursos de la naturaleza porque si no se acabarán muy pronto. Son conscientes de que en muchos países del mundo hay un abismo entre los ricos y los pobres, entonces lo que buscan es hacer un turismo mucho más responsable, donde el empresario o dueño de un hotel emplee a los locales o nativos sin explotarlos. Se busca consumir productos o servicios que estén comprometidos socialmente y que cuiden el medioambiente.

    El tema de la comida, creo que también es entendible y se corresponde con sus ideales de vida de este segmento, de todas formas muchas de estas personas no son tan extremas y si lo fueran deberíamos de respetar sus gustos culinarios.

    Por sobre todas las cosas, creo que este es el turismo del futuro, un turismo responsable que no dañe el medioambiente, y que sea solidario buscando más igualdad entre las clases sociales.

    Saludos!!
    Lorena.

  5. Algunas realidades sobre el turismo sostenible, su demanda actual y su futuro. | Mision Turismo dijo:

    […] http://www.viajeslibres.com/nuevas-tribus-turisticas-los-lohas/#comments […]

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (3)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)