Pasajeras

En esta sección publicaré noticias breves, olvidos, encuentros, pequeños descubrimientos útiles y otras post-ales.

París con chicos 

No sé cuántos serán los que van hoy a Parí­s con chicos. Pero ciertamente hay viajeros que lo hacen. La argentina Paula Bek llegó a principios de este año, no a pasear sino a vivir. Y querí­a hacer programas con su pequeña hija. Se encontró con que no sabí­a por dónde empezar. Y empezó un blog, Parí­s con chicos que hoy ya tiene algunos meses y muy buena información y datos y programas y paseos. Otra madre la siguió y tambien existe Londres con chicos. Una pequeña contribución para que los padres descansen mejor.  

brujula.gif

¿Qué busca un turista rural?

Eso se preguntó la gente de Toprural, un sitio web líder en buscadores de casas rurales en España. Y para saberlo hicieron una encuesta entre los propios usuarios. Después de 40.000 respuestas lanzaron una guí­a con los resultados. Y el diario El Paí­s de España les hizo una nota ayer con recomendaciones para disfrutar más del turismo en el campo. La podés leer acá.

brujula.gif 

Más de huariques

Se acuerdan de los huariques de Lima que publicamos hace algunas semanas. Bueno, pues hay más, claro, siempre surgen nuevos. Tarde o temprano, si el huarique es bueno se vuelve vox populi, muta en restaurante más o menos conocido y le deja el mote de huarique a uno nuevo. El periodista Jorge Riveros Cayo reseñó algunos más en su blog Viajeros y Vagamundos, del diario El Comercio, de Perú. Las buenas fotos que se ven son de Vanadis Phumpiú.

Esta entrada fue publicada en Noticias, Pasajeras. Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a Pasajeras

  1. Santiago Bruma dijo:

    Buena la nueva sección, para hacer comentarios… una consulta: Podemos nosotros los lectores publicar avisos en «pasajeras»?
    saludos!

  2. Carolina Reymúndez dijo:

    Hola Santiago
    Claro, todos los aportes son bienvenidos en la sección!
    Saludos

  3. Claudio Carpio dijo:

    Los «huariques» que recomienda Vanadis son, por cierto, mucho más atrayentes que mi experiencia callejera en los alrededores del Estadio Nacional de fútbol de Lima (1979). Allá se vendían los famosos «anticuchos» de corazón de vaca. Había que tener demasiado hambre (como mí­nimo varios dí­as sin comida) para animarse a embuchar eso en esos sitios de condiciones de higiene inexistentes. Yo pasé.
    Pero gracias a esa experiencia comprendo a los extranjeros que se sienten temerosos de encarar un buen choripán en los alrededores del estadio de Racing¦.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *