Austin bizarra

austin.jpgAustin es la capital del estado de Texas, el mismo que parió a George Bush y que lleva más de 300 penas de muerte ejecutadas en los últimos 30 años. Curiosamente, la modalidad turística con que se promociona esta ciudad universitaria es el turismo bizarro y hasta liberal.

Esto me lo contaron dos residentes en Austin, el escritor y periodista peruano Paul Alonso, que estuvo de paso por Buenos Aires con su flamante novela, El primer invierno de Diana Frenzy, bajo el brazo, y su novia, Solange Muñoz, que estudia la inmigración peruana en Argentina.
Hace varios años que viven y hacen sus doctorados en la Universidad de Texas, Austin, una ciudad aparentemente amable, verde, donde se va al trabajo en bicicleta entre hippies arrugados de los 60 y un caminante estilo Forrest Gump, pero más viejo y tal vez más loco.austinbat.gif
Hasta ahora, excentricidades tí­picas de varias ciudades del mundo. Pero la que sigue, destacada por esta pareja peruano-estadounidense sí­ que es una rareza. Parece que la actividad turí­stica más vendedora de Austin es el tour de los murciélagos del atardecer.

Cada abril llegan más de un millón y medio de murciélagos mexicanos al Puente de la Avenida Congress, a diez cuadras del Capitolio, y se quedan hasta noviembre. Otro tipo de inmigrantes, claro, que no necesita visa y está apoyado como es debido por la Asociación Internacional de Conservación de Murciélagos.

austinbridge2.jpg

Todas las tardes, estos mamí­feros que pueden vivir ¡30 años! salen desde su guarida de abajo del puente a buscar comida -de hecho se comen la mayorí­a de los insectos de la ciudad- en bandadas gigantes, negras y espiraladas. Hay dos maneras de verlos: gratis y desde el Congress Bridge (como en la foto), o en un tour de 8 dólares por el río Colorado. Este mes y el próximo son los mejores para sumarse a este raro atractivo (en octubre migran a México).

Cuando todaví­a no habí­a murciélagos, Borges y su madre, Leonor Acevedo, caminaron por Austin y en un artículo de hace algunos años, Tomás Eloy Martí­nez compará la ciudad texana con Argentina.
Cuando Borges visitó Austin tampoco se celebraba el cumpleaños del burro triste de Winnie The Pooh, pero faltaba poco. Otra rareza de Austin: desde hace 44 años se festeja el aniversario de Eeyeore.

La tradición musical, en cambio, ya existí­a cuando el escritor estuvo en Austin, en 1961. Hoy, la ciudad tiene el tí­tulo de Capital Internacional de la Música en Vivo, con más de 150 escenarios. Uno de ellos es Zilker Park, donde entre el 14 y el 16 de septiembre próximo se festejar  una nueva edición del Festival Musical Austin City Limits, con la participación de Aterciopelados, Bjork, The White Stripes, Ziggy Marley, Bob Dylan & His Band, entre otras 130 bandas (entradas desde 80 dólares).

austinmap.jpg

Pero atención, antes del musical está el Batfest o Festival de los Murciélagos, los próximos 1 y 2 de septiembre. Ahí­ también habrá bandas en vivo, hippies vendiendo artesaní­as y cientos de batman. Además de todas estas rarezas, Austin tiene algo que cada dí­a es más común: ¡7 Maravillas!

Esta entrada fue publicada en Estados Unidos, Turismo bizarro. Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Austin bizarra

  1. Santiago Bruma dijo:

    Realmente bizarro! jamás pensé que existiera este tipo de turismo «murciélago». Es lo que me gusta de Viajes Libres, que siempre te sorprende con cosas nuevas. Saludos!

  2. ezequiel dijo:

    que ganas de conocer Austin!!una semana de bicicleta mezclado con el… turismo bizarro? buenisimo!

  3. Teresa dijo:

    Me pregunto cuál será el turismo bizarro argentino…
    ¿Cuándo escribís de eso?

  4. Silvina dijo:

    Turismo bizarro argentino… Hay mucho. Por ejemplo esos hotelitos en Pilar que dicen estar cerca de la naturaleza por tener un trocito de jardí­n y resulta que son el refugio de la trampa de la semana. Muy bizarro, o sórdido si preferí­s. O los pobres jubilados todos en masa trasladados en ómnibus de dudosa estabilidad para subir, por ejemplo, por el monte ese de las estaciones de Tandil doscientos cincuenta mil escalones y morir en el intento. Y la lista sigue, creo que la autora de la pág. tendrá cincuenta anécdotas para contar sobre este tema.

  5. Claudio Carpio dijo:

    Austin parió a George W. Bush….¿por qué no habrá estado Herodes por allá­ en esos días? Cuánto desastre se hubiera ahorrado la humanidad.

    Murciélagos mexicanos: ¿qué dirán los residentes mexicanos en EEUU y los que intentan entrar a trabajar allá­, cuando ven que hay asociaciones norteamericanas que protegen a los murciélagos mexicanos pero se levantan muros para evitar el ingreso de humanos mexicanos?

    Turismo bizarro: la expresión «bizarro» usada en este contexto es una pésima traducción del inglés «bizarre»: raro, extraño, estrafalario, excéntrico, extravagante, grotesco. Bizarro en el español de siempre es: valiente, generoso; casi siempre aplicado a militares (de antes, por cierto). Por lo tanto, para mí­ no se deberí­a hablar más de «turismo bizarro» es un disparate idiomático.
    Lo siento, soy de los que encuentran el pelo en la sopa, pero…es porque allá­ está !!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *