La espera disconforme

Ok, voy a esperar a que me ubiquen, a pesar de que el restaurante está vacío y es mediodía, y hay mesas libres adelante, en el medio y en el centro del local.

Esperaré al acomodador aunque esto no sea un cine ni un teatro.

Ok, esperaré acá parada, como esperan otras personas. No importa si estoy cansada porque ya hice fila -y esperé- en el aeropuerto y en el  MoMA y en el Met y en Starbucks y en el Empire State y en la Estatua de la Libertad.

Esperaré aunque no entienda esta espera como un gesto de delicadeza sino como un código más de control.

Ok, esperearé como si hubiera un semáforo rojo enfrente aunque no lo haya. Esperaré sólo porque me lo piden por favor (y porque no hay otro restaurante cerca). Eso sí, que quede claro que es una espera con total disconformidad.

Publicado por Carolina Reymúndez | 7 de Junio de 2009

Archivado en Check in, Costumbres, Destinos, Estados Unidos, Nueva York, Pasajeras, Sala de espera | 1 comentario



Un comentario

  1. ringo dijo:

    ánimo, ya llegará

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)