Barcelona, con guía andaluza

Desde hace algún tiempo, María José Ruiz Reyes, de pura sangre andaluza, vive en Barcelona. Pero esta mujer no entiende la vida sin viajes ni mudanzas. Ya ha pasado unos años en Londres y es posible que pronto viva en otro lugar.

Seguramente su alma gitana la empujó a seguir el curso de azafata que por estos días la tiene saltando en una pata. Quiere conocer el mundo, de eso está segura. Mientras tanto, pasea por Barcelona. Estos sus recomendados de la ciudad condal, con textos y fotos especiales para Viajes Libres.

Luz y magia
Más de 3500 chorros de agua bailan desde 1929 en la fuente mayor de Montjuïc, al ritmo de músicas variadas, desde Tchaikovsky hasta Abba. Suben, bajan y se cruzan entre ellos en originales combinaciones y acrobacias. Completan el show, las 4760 luces de colores que nacen además del corazón de cada uno de ellos. La Font Màgica, así bautizada por su creador el ingeniero y poeta Carlos Buigas, ofrece varias sesiones los fines de semana.
Passeig de María Cristina, frente al Palau Nacional (Montjuïc). Metro: Espanya. Horario de invierno: viernes y sábados a las 19, 19.30, 20 y 20.30h.

Pasión azulgrana
Una visita a Barcelona no es completa si falta un partido de fútbol en el Camp Nou. Gente de todos el mundo se acercan al mítico campo para vibrar con los goles del argentino Lionel Messi. Pero, la ciudad deportiva es más que el estadio del Barcelona FC. En el mismo recinto está el Palau Blaugrana de baloncesto y una pista de patinaje sobre hielo. Y para los más fieles, el museo del club. En sus pasillos hay reliquias, fotos, botas y camisetas firmadas por los grandes de su historia desde 1899.
Camp Nou. Metro: Collblanc o Badal.

La Barceloneta, marinera y popular
Es el barrio marinero de la ciudad. La Barceloneta  huele a mariscos a la parrilla y al suavizante de la ropa de los vecinos, que ondea al viento en los balcones, al lado de bombonas naranjas de gas butano, cables, bicicletas y chismes. Las clases populares y los estudiantes Erasmus del Viejo Continente conviven en armonía en edificios de techos altos con vigas de madera. Lo mejor, las paellas de sus restaurantes al sol.
Barrio de La Barceloneta. Metro: Barceloneta.

Borne y Raval, la pareja de moda
Los dos barrios de moda del casco antiguo ganan fans cada día. El Borne y el Raval encierran en sus calles estrechas y serpenteantes, los rincones más bellos de la ciudad. El Borne está salpicado de locales chic. Los artistas de vanguardia han instalado sus talleres en los bajos restaurados de antiguos edificios y trabajan a la vista del público. La catedral gótica del Mar es su talismán. El Raval, el otrora Barrio Chino que a tantos escritores, fotógrafos y cineastas ha seducido, ha dejado de ser noticia por sus prostitutas y ladrones para dar qué hablar por los bares de su rambla y las tiendas de comida africana y asiática. Un buen lugar para perderse.
Borne: Metro Jaume I. Raval: Metro Liceu o San Antoni.

De mariscos y camareros
A simple vista parece una pescadería, pero no lo es. La Paradeta es una cadena de restaurantes con sede en el Borne, Sants, Sagrada Familia y Meridiana. Los clientes eligen a dedo lo que van a comer, que está a la vista: bogavantes, navajas, langostas, mejillones, chanquetes y todo lo que de el mar barcelonés ese día. Pero resulta que no hay camareros. Tú montas tu mesa, sirves el vino a tus amigos, recoges los platos de la cocina cuando te llamen y limpias todo después del festín. Gracias a esta original fórmula es posible degustar mariscos grandes a precios pequeños. Atención: siempre hay cola.

 La guapa y el monstruo en tierras catalanas
La Bella y la Bestia llegaron a Barcelona, donde planean pasar una temporada. Más de treinta actores y cantantes integran el elenco barcelonés del musical de Disney, estrenado el mes pasado. La guapa y el monstruo del clásico de Broadway pasean su historia de amor por el escenario del Barcelona Teatro Musical. Un dato: es posible contratar una entrada especial, que permite pasear antes de la función por las estancias del castillo y tocar los vestidos o la urna mágica de la rosa del amor.
Barcelona Teatro Musical. Guardia Urnana s/n. Metro: Espanya. Precio: de 24,90 a 120 euros.

Gastronomía asiática en Gracia
La ciudad devoró en su crecimiento al pueblo de Gracia, pero no pudo borrar su carácter popular. En Gracia hay que desfilar por la calle Verdi. En cien metros se dan la mano numerosas cocinas del mundo oriental y la juventud curiosa de la ciudad, que busca experiencias gastronómicas nuevas. Hummus, tabule, hojas de parra rellenas de arroz, cous cous, sushi o chicken tikka masala son algunos de los bocados para probar. De postre, una peli independiente en el cine Verdi, una Estrella Damn en la plaza del Sol o un mojito en Raïm, el bar cubano de la esquina, abierto desde 1886.
Calle Verdi. Metros: Fontana y Joanic.

El Hyde Park catalán
En el Parque de la Ciudadella uno encuentra gente haciendo meditación, tai chi o yoga. Bailando salsa o danza del vientre. O andando sobre una cuerda enganchada en dos de sus árboles. Y a grupos de madres de todas las nacionalidades paseando a sus bebés que charlan en idiomas incomprensibles. Su perímetro engloba edificios interesantes: los museos de Geología y Zoología, el Parlamento catalán o el zoo donde vivió el famoso gorila blanco Copito de Nieve. Un mamut gigante de barro, una cascada de rocas y esculturas con firma de Gaudí y el castillo de los Tres Dragones. Para los románticos, hay paseo en bote por el lago artificial.
Parque de la Ciudadella. Passeig Picasso, 22. Metro: Arc del Triomf. Horario: mar-sep de 8 a 21h.

Letras de viaje
Altaïr es más que la librería de viajes, antropología y naturaleza más grande de Europa. También es un lugar donde uno puede ir a buscar un compañero de viaje: hay un tablón gigante con anuncios de viajeros que buscan otros viajeros. Tienen más de cuarenta mil títulos en existencia. Según dicen, todo lo que se ha publicado sobre viajes hasta la fecha. Y si no lo tienen, te lo buscan. Sólo hay que pedirlo. Organizan actividades y publican su revista homónima, que viene con su aclamado Cuaderno de Viajes.
Altaïr Barcelona. Gran Vía, 616. Metro: Passeig de Gracia.

Baños de inspiración árabe
Un antiguo bañuelo con pozos que formaron parte del sistema de reserva de agua de la ciudad antigua ha sido restaurado según el diseño clásico del hamman. Hay tres piscinas de diferentes temperaturas para disfrutar: el tepidarium de aguas templadas, el frigidarium que ronda los 15ºC, y el caldarium, a 40ºC. Es posible acompañar la experiencia con té de menta y un masaje relajante con aceites esenciales de lavanda o romero tumbado sobre el mármol caliente. Nostalgias árabes, en el más absoluto silencio.
Baños árabes Aire de Barcelona. Passeig Picasso, 22. Metro: Arc del Triomf. Horario: todos los días de 10 a 2h de la madrugada.

Publicado por Carolina Reymúndez | 23 de marzo de 2009

Archivado en Check in, Costumbres, Destinos, España, Europa, Gastronomí­a, Imperdibles | 10 comentarios



10 comentarios

  1. damian pizzone dijo:

    que raro que no hable de la pésima onda ó la hipocresía de los catalanes, de lo imposible que es conseguir un trabajo decente o un trabajo a secas, de la indiferencia que hay entre todas las culturas que se cruzan todos los dias, de lo caro que está todo, de lo que cuesta alquilar una habitación, ni hablar por supuesto de comprar o alquilar algo, en fin, no dice que en el fondo barcelona, a no ser que te regalen la estadia durante una quincena( y no mas, pero por lo menos esta el mar, cada vez mas sucio) no vale la pena.

    buen post

    saludos

  2. María José Ruiz Reyes dijo:

    Damián! te doy la razón ABSOLUTAMENTE. Es triste pero yo soy la primera que me siento así. De esta ciudad sólo se salva su belleza, porque de cosmopolita y europea tiene lo que yo de monja. Yo sufro todo eso que tú dices día a día y hasta me han hecho llorar!! Pero he aprendido a pasar de ellos y a ver disfrutar sólo de lo bonito. Carolina, mil gracias!!! Besos.

  3. damian pizzone dijo:

    bonita pero podrida por dentro

    saludos maria josé

  4. Santiago B. dijo:

    Bueno, muchachos, no se peleen. Cada uno hace su propia ciudad en la cabeza. Yo vengo llegando del DF, que me parece una ciudad alucinante. Y nadie de los que la detesta, me obligo a que la detestara. Cada uno se detiene en lo que prefiera rescatar ¿Por qué deberíamos pensar todos iguales? ¿Por qué deberíamos pensar todos como Damian?… seamos más tolerantes: es el primer mandamiento viajero

  5. damian pizzone dijo:

    en ningun momento dije que piensen como yo, santiago b., es mi opinión sobre una ciudad que, humanamente hablando, se cae a pedazos, tan simple como eso

    saludos

  6. fedam dijo:

    Creo que casi todas las ciudades estan podridas por dentro. Pero tambien creo que si vas solamente de visita, Barcelona, no es de las más podridas. Sobre el caracter catalan <> si cambiaran, perderian su identidad.
    Un Aragonés.
    Enhorabuena Maria José.

  7. damian pizzone dijo:

    insisto con la podredumbre de barcelona, lo unico que vale la pena es el mar

    saludos

  8. juan caballero dijo:

    Los catalanes no tienen identidad, los catalanes tienen com-ple-jos de identidad, todo hay que decirlo.

  9. Peter O`Toole dijo:

    María José te agradezco estos “bocaditos” de la Barcelona de mis sueños. ¡Gracias!

  10. miguel dijo:

    tu pizzone tio mierdas pos no vengas a barcelona asqueroso

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2018 (6)
  • 2017 (7)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)