¡San Patricio!

Guía de pubs irlandeses en varias ciudades del mundo, aquí.


Ostras de campeonato

Muchos chilenos son fanáticos de las ostras, pero nunca conocí a alguien tan hincha como Juan. Él cree que es el marisco más noble del mundo, primero porque es el más difícil de abrir, y segundo porque siempre existe la fantasía de que adentro puede venir una perla.

Quizás eso piensen los que se inscriben en los campeonatos de abridores de ostras (oysters shuckers). Hace unos días terminó el de Galway, Irlanda, el más famoso del mundo y también el más antiguo, auspiciado por la cerveza Guiness.

No es fácil abrir una ostra. Sus conchas desiguales, ásperas y adheridas como ventosa lo convierten en una tarea difícil. Se necesita un cuchillo de filo y mango corto y grueso. El cuchillo se introduce entre las dos conchas y hace palanca para un lado y para el otro hasta que las separa.

El ganador de este año fue Hasse Johannesson, un hombre de Suecia, que abrió 30 ostras en 2 minutos 41 segundos. Lo siguió un canadiense, que estuvo a punto de ganarle porque Johannesson tuvo multas en minutos porque algunas de las conchas estaban dañadas y eso quita puntos. La velocidad es una parte de la competencia, pero no la única: la presentación es fundamental. Se restarán puntos si hay partes de la concha en la carne o sangre (de un dedo cortado) o si la carne no está correctamente desprendida de la concha.

 Este concurso se festeja en Galway desde 1954. Resulta en septiembre del año anterior, un hotelero vio su boliche vacío y se puso a pensar cómo llenarlo. Casualmente, esa noche de 1953, el chef se le acercó para avisarle que en menú habría ostras porque la temporada había empezado. Al hotelero se le ocurrió celebrar el comienzo de las ostras con un festival que atraería turistas y llenaría el hotel. El primer año compitieron unos pocos y los miraron otros pocos. En el último, hubo miles de visitantes y se consumieron más de 100.000 ostras en cuatro días. Este festival tiene reina, claro, la Ostra Perla, una joven y bonita señorita, que gana entre otros premios un collar de perlas cultivadas.

Otro hot spot para los fanáticos de las ostras es Knysna, en Sudáfrica (a 260 kilómetros de Port Elizabeth). Ahí el próximo año –del 4 al 13 de julio- se celebran los 25 años del Knysna Oyster Festival, y el que quiera ir deberá reservar meses antes. Aquí, además de competencias de abridores de ostras, hay certámenes de comedores de ostras: 24 ostras en 1 minuto 8 segundos es el último record Guiness.

Si bien se han hecho investigaciones y pruebas en varios países, todavía no existe una máquina capaz de abrir ostras en forma automática. En cambio, cada vez hay más campeonatos de abridores: en varios estados de Estados Unidos, Canada, Korea, Singapur, Tailandia, Japón, Inglaterra, Francia, Suecia y más.

Los hinchas número uno de las ostras, como Juan, quizás no vayan a estos concursos. Pero las compran cerradas, sólo por el placer de abrirlas. Además, las comen sin limón, para sentir una oleada de océano en el paladar.




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

Otros sitios

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (1)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)