Diversión retro

Montevideo tiene algo de foto en blanco y negro, de olor a libro viejo, de espíritu retro. Igual que el río –el mar, con perdón– cierta nostalgia atemporal acompaña una visita a la capital uruguaya.

Con poco menos de un millón y medio de habitantes, la ciudad crece y se moderniza sin perder el concierto apacible de localidad del interior.

Borges, que tuvo abuelo uruguayo y pasó largos veranos en la Banda Oriental, escribió en su poema Montevideo: “Eres el Buenos Aires que tuvimos, el que en los años se alejó quietamente. […] Puerta falsa en el tiempo, tus calles miran al pasado más leve./ Claror de donde la mañana nos llega, sobre las dulces aguas turbias./ Antes de iluminar mi celosía tu bajo sol bienaventura tus quintas./ Ciudad que se oye como un verso./ Calles con luz de patio.”

Las atracciones del Parque Rodó son un ejemplo de este sentimiento retro. En el barrio donde está el amplio espacio verde, el monumento a Confucio, la Facultad de Ingeniería y la sede del Mercosur, hay un parque de diversiones con viejos juegos mecánicos que si los vieran en Disney harían un museo homenaje.

El Gusano Loco, el Samba, el barco pirata, los Helicópteros voladores y una montaña rusa que de lejos parece construida por el Vietcong, con cañas de bambú. En los kioscos venden churros recién hechos y hay un bar donde los camareros llevan las bandejas al auto y las enganchan en la ventanilla. Sin salir del auto, el conductor mira a la gente pasar, da un trago a su bebida, está más cerca de su infancia.

Publicado por Carolina Reymúndez | 15 de Noviembre de 2010

Archivado en Check in, Costumbres, Destinos, Herramientas, Imperdibles, Recomendados, Retro, Uruguay | 4 comentarios



4 comentarios

  1. Dalia Zúñiga Berumen dijo:

    Caro,
    Me había portado muy mal, con varios días sin leer tus crónicas y hoy que decido entrar, me encuentro con esta memoria de Montevideo, una hermosa ciudad a la que quiero volver.
    Te mando un abrazo y ¿cuándo vienes? Acá te podemos tentar con la FIL, ojalá tengas oportunidad este año.
    ¡Hasta pronto!

  2. Gustavo Ng dijo:

    Es nostalgia, Caro. Eso de que las PC uruguayas no tienen memoria sino nostalgia. Una vez me puse a escribir en un bar en Montevideo. Eran las 10.30 de la mañana. Estaba lleno de parroquianos. El fútbol era el tema principal del que hablaban todos. Algunos tomaban un vasito de grapa. Todos fumaban. Algunos fumaban, tomaban grapa y se cebaban mate. Igual que en Buenos Aires, me asombró cuánto la gente sabe de fútbol. Cuando terminé les pregunté dónde quedaba tal bar. Primero dos, luego cinco, luego todos, me empezaron a dar referencias del bar. Se pusieron a hablar del bar, de su dueño, de que ahí iba tal y tal otro; decían te acordás todo el tiempo. Yo sabía que era un bar viejo, pero ahora pensaba que estaba extinguido. Sin embargo, uno me llevó a la vereda y me lo señaló. Estaba a menos de una cuadra. Hablaban como si fuera una gloria histórica del ser uruguayo, un bastión de La Celeste, y era un bar cualunque, igual al bar en que había estado. Gente que sabe hacer nostalgia.

  3. Andrea dijo:

    me encantó. me dieron ganas de estar ahí.

  4. Carolina dijo:

    Gracias! Gus, qué lindo lo que escribiste, merece un post 🙂

    Besos para todos!

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)