La marca de la India

Cuando uno viaja a la India le queda una marca.  Una marca en la sensibilidad, en el gusto, en el recuerdo propio y de los otros. No importa si fue hace un mes o hace quince años.  A la vuelta, uno es el mismo de siempre pero es distinto: viajó a la India.

Creo que por esa marca que llevo, un colega me preguntó algunos tips de la India. Él se va por trabajo y tiene una semana libre. ¿Qué puedo hacer en una semana?, me preguntó.

Le respondí que seguramente su programa de fampress en la India será rápido como la mayoría de los fampress. Y que sin embargo, una de las cosas más interesantes de la India es poder detenerse y tener tiempo para observar una visión oriental del mundo y de las cosas.

La India tiene muchas puertas o ghats. El turismo es una pero hay otras, y para verlas no es necesario ir a todas las atracciones turísticas. Está muy bueno leer sobre la historia, la religión. Los dioses tienen vidas llenas de reencarnaciones, instrumentos, vehículos, colores, mensajes. Cada uno tiene monturas y reprensentaciones. Ganesh es uno de mis preferidos. Durga me da miedo y Hanuman me hace acordar al planeta de los simios.

Le escribí a este colega: Lo que te quiero decir es que más allá del lugar que elijas para pasar esa semana, sería bueno que fueras despacio. Total, paisajes y fotos y datos tendrás bastantes a esa altura. Dicho esto, hablemos de lugares.

Khajuraho, ya lo sabrás, son unos templos con increíbles esculturas eróticas. El tema es buscarse algo para hacer cerca. Por ahí está Bophal, ¿te acordas? esa ciudad donde pasó la explosión química hace unos 20 años. Hasta ahora hay gente con malformaciones por eso. Si vas para vacaciones, con lo que vas a ver en la India te bastará como para agregarle Bophal. Pero quizás podrias averiguar si hay algo cerca.

Varanasi es espectacular. Levantarte a las cinco de la mañana y caminar hacia el Ganges y verlo todo lleno de velitas encendidas, y presenciar las cremaciones, la fe. Es un costado religioso que de alguna forma se complementa y cierra lo que irás viendo en tu recorrido. Es un buen plan. Además, si te gusta la música hay talleres de tabla y el lugar para interactuar con la gente y quedarte algunos días. Si vas, no te pierdas el cine ni las sederías. Quedate en algún hotelito con rooftop garden. En esa ciudad los chicos remontan sus barriletes y los atardeceres son húmedos, de sol rojo sin nubes. Perfecto para curtir terraza. Si hacés Varanasi podrías incluir Sarnat y unos días más en Delhi, sin tour. Es una buena opción para esa semana.

Hay otra zona recomendable, pero tendrías que tomar un avión. Es el estado de Kerala, en el oeste del país. Tropical, con playas y canales de agua dulce en medio de la vegetación. Además, fue un antiguo enclave portugués, entonces hay católicos y hasta un cementerio judío. Es la zona de las especias y tiene una mezcla o masala, así ya te vas preparando con el vocabulario, estimulante. Es un buen lugar, no sé cómo estás de tiempo pero quizás un tren te podría acercar. Si llegas a viajar, pedí second class sleeper. Pero, si me pedís un consejo, creo que es mucho para una sola semana.

Con el equipo de fotos tené cuidado siempre, no te podés dormir.  En la India no son comunes los robos a mano armada pero sí hay mucho, muchísimo descuidismo. Son maestros. Para que te des una idea, en los trenes se atan las mochilas con candados. Porque si te quedas dormido no la ves más. Le pasó a una amiga.

Ojalá que vayas al desierto en Jaiselmer.Y ojalá que subas al fuerte de Jodhpur caminando por entre medio de las casas azules. No te pierdas las koftas, unas albondigas de verdura espectaculares, las podes acompañar con curd que es tipo un yogurt natural un poco más líquido que también sirve como antídoto para el picante. ¡Qué bueno que te quedás una semana solo!

Unos días después, me volvió a escribir contándome que se había decidido por Varanasi. Entonces, le pasé alguna información práctica sobre esa ciudad y le dije que no se olvide de leer los post sobre la India de Viajes Libres.

Las recomendaciones puntuales van a ser medio retro, así que tomálas con pinzas. En Varanasi me quedé en la zona de la ciudad vieja, que fui a una terraza donde había un bar abierto 24 horas que se llamaba Shanti Guest House, que hay un hotel muy lindo de la época de los ingleses que se llama Clarks Varanasi, deberías chequear el precio. Si no te quedas ahí, igual muchas veces los hoteles caros son una buena opción para ir a comer o a usar la pileta. En Varanasi suele haber recitales de música clásica india,  Ravi Shankar, el verdadero, nació ahí. Acordate de ir al cine un sábado o domingo, no a cualquier cine, a Lalita Cinema, uno enorme, con capacidad para más de mil espectadores que toman, bailan en medio de la función. Por ahí había un restaurante vegetariano que se llamaba Keshari y un Garden Restaurant. No se seguirán estando pero de cualquier forma encontrarás un lugar donde tomarte una Singha bien fría.

¿Cuándo te vas? Algo muy importante: no te olvides de investigar cómo estará el clima antes de viajar.  Y buen viaje, Y dale mis respetos al subcontinente. La próxima vez que te vea llevarás la marca de la India.

Publicado por Carolina Reymúndez | 8 de Febrero de 2010

Archivado en Anécdotas, Check in, Costumbres, Destinos, Guías, Herramientas, Imperdibles, India, Recomendados | 7 comentarios



7 comentarios

  1. Anibal dijo:

    Es cierto lo de la marca, yo la tengo en la tonsura. Fue la trompa de un elefante que me bendijo a cambio de una rupee. Tu favorito, Ganesh.
    Buenos tips!
    Un beso

  2. Susana Helbling dijo:

    Caro!
    Ya me dejaste la marca de la India despues de leer esto, anotada a la espera que mejoren las cosas economicamente y allà irè!
    Besos
    Su

  3. Ma. Dolores dijo:

    Totalmente de acuerdo, mi experiencia en la India no la podría describir con una sola palabra, mi viaje fué de 3 semanas visitando pocos lugares, fuí a pueblos poco turísticos y permanecí varios días en cada uno de ellos, mezclándome en la cotidianiedad con sus habitantes, estuve en Daramshala sede del Dalai-lama y lugar dónde se asentaron los tibetanos que huyeron de su país; Rishikesh colmado de Ashrams, Yoguis y espiritualidad; Delhi con sus ritchos, hermosos mercados y diversidad de formas de vida, tuve la suerte de visitar algunos centros budistas incluso me hospedé en dos de ellos ……..fué una vivencia maravillosa, estrujante, fascinante, dolorosa, impactante, única! …….. y claro, quedé marcada de por vida, ahora ya recuperada, quisiera volver a conocer la parte más turística, las bellezas arquitectónicas y otros lugares interesantes que me faltaron. Definitivamente es un lugar imperdible pero ……. no para todos!

  4. Eli desde DF dijo:

    Yo también llevo la marca de la India conmigo.. un viaje de 3 meses espectacular.. que me hizo re-encontrarme espiritualmente, en un viaje x el mundo, de búsqueda que aun no culmina.. La India sin dudas fue, es y será distinto para cada pasajero, viajero, turista, escritor, poeta.. el decidirse a viajar es un viaje en si mismo. Los preparativos, los miedos, las sorpresas, las comidas, los olores, eso no te lo puede explicar nadie.. tenes que vivirlo, olerla, sentirla. Si sos mujer, también es distinta la experiencia, y viajando sola, ni hablar! Mi consejo es ir con los ojos bien abiertos, llevar algun plan, pero con la idea de que la India te espera sin planes, dejate llevar. Yo esperaba recorrerla toda en 3 meses y bueno, sólo me alcanzó para el noroeste, de Mumbai a Calcuta. En lo personal, me encantó Varanasi, y el viaje en camello x el desierto de Jaisalmer, y la comida, y los rooftop places, qué bellos paisajes! Soy la amiga de Carol,a la que le robaron la mochila cuando me descuidé 5min, cerrando los ojos en un viaje nocturno en tren de Varanasi a Agra. Pero nada grave, todo lo perdido se recupera, salvo la cámara con las fotos. Cuidate! Buen viaje!

  5. Día 3: India en el corazón | la-otraciudad dijo:

    […] India, buscaba recomendaciones diferentes a lo típico de los viajeros y me encontré con su texto La marca de la India que parte así: Cuando uno viaja a la India le queda una marca.  Una marca en la sensibilidad, en […]

  6. VARANASI: LA CIUDAD SAGRADA | la-otraciudad dijo:

    […] Actividades en el Ganges Dejo la ciudad sagrada en avión con mi estomago que no resiste una comida india más, mis oídos un bocinazo más, mi nariz un mal olor más, pero mi mente y corazón se quedarían por mucho tiempo simplemente a mirar el día a día de los indios. Recordé lo que alguna vez leí de la periodista  Carolina Raymundez: “Cuando uno viaja a la India le queda una marca.  Una marca en la sensibilidad, en el gusto, en el recuerdo propio y de los otros. No importa si fue hace un mes o hace quince años.  A la vuelta, uno es el mismo de siempre pero es distinto: viajó a la India.”  http://www.viajeslibres.com/la-marca-de-la-india/ […]

  7. VARANASI: LA CIUDAD SAGRADA | laotraciudad dijo:

    […] Actividades en el Ganges Dejo la ciudad sagrada en avión con mi estomago que no resiste una comida india más, mis oídos un bocinazo más, mi nariz un mal olor más, pero mi mente y corazón se quedarían por mucho tiempo simplemente a mirar el día a día de los indios. Recordé lo que alguna vez leí de la periodista  Carolina Reymundez: “Cuando uno viaja a la India le queda una marca.  Una marca en la sensibilidad, en el gusto, en el recuerdo propio y de los otros. No importa si fue hace un mes o hace quince años.  A la vuelta, uno es el mismo de siempre pero es distinto: viajó a la India.”  http://www.viajeslibres.com/la-marca-de-la-india/ […]

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

Otros sitios

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (1)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)