Una ranchera para la chaparrita consentida

P1220170

Angel Olivera rola sus rancheras en el mercado La Cruz de Querétaro, el mismo donde doña Juanita vende flor de calabaza fresca y Julio prepara aguas locas y las mañanas de domingo sirve «polla», huevos de codorniz y jerez para la cruda (resaca). El mismo donde me tomé un jugo antigripal inolvidable. No porque tuviera gripe, sino porque me gusta la mezcla de naranja, limón, papaya, guayaba, piña y miel.  

Olivera viene de Huimilpan un pueblito en las sierras y es fanático de las rancheras del norte. Le pregunté cuál es la ranchera que más le gusta -quizás para vengarme de cuando me preguntan cuál es el país que más me gusta- y me respondió: «Híjole, pues, muchas». Luego pensó unos segundos y dijo: Amores fingidos, de Carlos y José. Y ahí nomás en un pasillo del mercado se puso a tocar:

«Si supieras chaparrita cuánto te amo, es porque que tu eres el bien de mi vida.
Chaparrita tu serás la consentida, y ándale, ándale correspóndele mi amor.
¿Para qué quieres amores fingidos?, ¿Para qué quieres amores amores que tengan dueño

Esta entrada fue publicada en Anécdotas, Check in, Costumbres, Destinos, Especial México, Mercados, México, Paisajes, Recomendados, Turismo espontáneo. Guarda el enlace permanente.

1 respuesta a Una ranchera para la chaparrita consentida

  1. Hola profe, que bueno saber que visitó querétaro, ahi viví 3 años y conozco esas aguas locas y el mercado la cruz, y sobretodo recuerdo una noche que fui a la parte que le llaman Garibaldi en el mercado La Cruz y venden tacos. Unos tacos deliciosos para una noche no tan buena pero que al igual escuche una canción que me quedó gustando hasta ahora y cantada por un punky que infundía miedo pero sólo se acercó a pedirme la «coperacha». Como dice Nito Mestre, aveces tener miedo es sentir un poco que estamos vivos…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *