Strand, casi 30 kilómetros de libros

En la primavera de Nueva York florecen los tulipanes y los cerezos, la gente se saca por fin las bufandas y los pesados sacones que lleva en invierno. Todo parece maravilloso hasta que comienza la lluvia. Varios días de cielos grises, agua y más niebla que de costumbre.

Para los turistas, nada de Central Park ni planes outdoors. Es el momento justo para meterse en una librería grande, como Strand. El problema de Strand, la antigua libería del Greenwich Village es cómo salir.

Su logo es “18 miles of books” que traducido son 28,9 kilómetros de libros. También tiene el título de ser la librería de rarezas más grande del mundo. Eso se nota antes de entrar: hay varias repisas con ofertas de un dólar, donde se pueden encontrar catálogos de remates de Christie’s y novelas hasta un curioso libro de fotos y textos breves con el título: Bodas de los 90. Un fotógrafo de sociales se dedicó a sacar casamientos, todos los fines de semana  durante un año. El libro comenta las bodas, todas con los nombres de los involucrados, y muestra fotos en blanco y negro. Ya es difícil salir de los estantes de un dólar y pasar a la librería. Pero una vez adentro, salir es casi imposible. Aunque duelan los pies.

 En 2007 , Strand cumplió 80 años. Antiguamente estaba a la vuelta de la ubicación actual, en una calle conocida como la cuadra de los libros porque tenía varias librerías. Con el tiempo fueron reemplazadas por bancos y seguramente por alguna sucursal de la popular cadena de farmacias Duane Reade. Hoy, la única que queda es Strand, un negocio familiar atendido desde el comienzo por sus dueños, la familia Bass.

Hace poco le hicieron una entrevista a Nancy, la hija de Fred Bass, que ahora maneja la libreria. Ahí contó que una de las piezas más valiosas -40.000 dólares- es una copia del “Ulises”, firmada por Joyce y Matisse, que la ilustró.

Tres pisos y un subsuelo, para browsear, como dicen los latinos, libros y más libros: de arte, de fotografía, de historia, de cocina, ciencia ficción, de matemáticas, de todo. Hay mesas de bestsellers, de ofertas, de buenas ideas para hacer regalos, de menos de 10 dólares, de ficción y de no ficción. Todas tienen cartelitos con los libros recomendados por el personal, más de 200 empleados con cara de lectores voraces. En el subsuelo hay discos y películas, también con buenas ofertas.

Cuando salí despues de varias horas de internación, sentí que me faltaban los pies. Por unos segundos, la sensación fue placentera. Pensé que quizás los kilómetros de libros me habían hecho volar. Pero en el primer semáforo, el de Union Square, me di cuenta que no los sentía por el dolor. (En Strand se lee de pie).

Igual quiero volver. Y hoy puede ser un buen día: a las 18.30 entrevistan a Chuck Palahniuk.

Publicado por Carolina Reymúndez | 6 de mayo de 2009

Archivado en Anécdotas, Arte, Check in, Compañeros de viaje, Destinos, Estados Unidos, Herramientas, Imperdibles, Libros, Nueva York, Paisajes, Recomendados, Vuelta al Mundo | 1 comentario



Un comentario

  1. » Especial del mes de junio de Red ViajAr Red ViajAR dijo:

    […] Reymundez nos tienta con su nota “Strand, casi 30 kilómetros de libros”; una reseña sobre una librería neoyorquina ideal para olvidarse del tiempo y volar entre los […]

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)