Villa Pehuenia, un pueblo escondido

Rodeada por los lagos Aluminé y Moquehue, aislada por cincuenta kilómetros de ripio y 1200 metros de altura, y cerca de los volcanes y el límite con Chile, Villa Pehuenia es todavía un pueblo escondido en la Patagonia. Un lugar donde la naturaleza manda. En verano manda calor; en invierno, nieve y de tanto en tanto, también manda cenizas. Como el año pasado, las del volcán chileno Llaima.

En Villa Pehuenia viven alrededor de mil personas. Muchos llegaron de otros lugares. Hay neuquinos, porteños, cordobeses pero sobre todo hay rosarinos. Tanto que ya bautizaron una bahía del lago Aluminé. Todavía no figura en los mapas pero todos la conocen como Bahía Rosario.

La mayoría de los recién llegados ronda los treinta años y vino escapando de la ciudad, en  busca de una vida más tranquila. Algunos pusieron un restaurante o una hostería; otros trabajan de camareros, guías o recepcionistas y cocineros que se tuvieron que acostumbrar a crear con lo que hay. En verano los productos llegan, pero en invierno es difícil conseguir algo tan simple como una planta de albahaca.  Igual, hace cuatro años que se celebra el Festival del Chef. Este año será el 1 y 2 de mayo, con la presencia de Dolly Irigoyen.

Los nuevos habitantes conviven con los naturales de por aquí, que pertenecen a la comunidad mapuche y son los dueños de la mayoría de las tierras. Aunque, como me dijo doña Angela Puel, una mapuche de 72 años, ya se perdió la mayoría de las tradiciones, incluso la lengua. Sus hijos la entienden pero no hablan y sus nietos apenas saben unas pocas palabras.

 En verano, Villa Pehuenia es un buen punto de partida para recorrer la zona: el circuito Pehuenia, Moquehue, el volcán Batea Mahuida, Paso del Arco, el Parque Nacional Conguillío, en Chile, la pesca con mosca en ríos y lagos. En invierno, los caminos se complican y es necesario transitarlos con cadenas. Igual llegan turistas para aprender a esquiar en el Parque Invernal Batea Mahuida, donde está el único centro del país gerenciado por la comunidad mapuche. Hay sólo dos medios de elevación -un poma y un T-bar- y es ideal para principiantes.

Este año, Villa Pehuenia cumplió 20 años. Todavía no hay banco ni peluquería, pero la villa está creciendo y cada vez llega más gente que hizo realidad su sueño de cambiar de vida y mudarse al Sur.

Publicado por Carolina Reymúndez | 20 de abril de 2009

Archivado en Argentina, Check in, Chile, Destinos, Imperdibles, Patagonia, Tendencias | 2 comentarios



2 comentarios

  1. Bettiana dijo:

    Estuve para Semana Santa en Neuquén, mas precisamente en Caviahue y Copahue. Lo gracioso es que tuve las mismas experiencias o sensaciones. Muchos hombres de petroleras u otras empresas, o pocas mujeres depende de lado que se lo mire no? Paisajes inolvidables y la calidez de la gente del lugar. Ahora quiero volver es invierno. Un lugar precioso de nuestro país! Los cortes de ruta … otro tema.

  2. german dijo:

    Soy cordobes, radicado en el oeste pampeano, mañana salimos para pehuenia..a enriquecernos del lugar..que se describe..

    luego les cuento..

    exitos

    German

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)