Iguazú a la cabeza

cataratasnight1.jpgLas Cataratas llevan la delantera. Van punteras en esta gran elección de las Siete Maravillas Naturales de Argentina (¿Ya votaste?). Y aunque el voto también aquí­ es secreto, confieso que las votado. Hace unos dí­as volví­ de Iguazú, de la tierra colorada, la selva paranaense y las aguas grandes. Las vi, claro, pero especialmente las escuché. Después de un tiempo con poquí­sima agua volvieron a su caudal normal: 13 millones de litros de agua por segundo caen en la Garganta del Diablo.

Iguazú es el parque nacional más visitado del paí­s, con un millón de turistas por año, pero quiere recibir más gente todavía, llegar al millón doscientos escuché por ahí­. Con ese fin de promoción ahora mismo hay en el parque tres directivos del Niagara Park, a punto de firmar un convenio para fomentar la cooperación y promoción conjunta de los parques.
Tanta gente llega, que los guí­as llevan paraguas de colores para que su grupo no se disperse. Tanta gente llega que Viajes Libres supo que pronto aumentará la entrada, pero básicamente para los extranjeros, que pagaban 30 pesos y a partir del mes que viene, serán 40. “A los argentinos les subió dos pesitos, nomás”, me dijo un funcionario. Tanta gente llega que a veces toca hacer cola en la galerí­a para ver la Garganta del Diablo. Nadie quiere moverse de ahí­. La potencia del agua atrae, y de repente uno se olvida del tiempo, del grupo, de los fotógrafos que ofrecen fotos desde una escalera para que “entre todo”. Además, el agua golpea tan fuerte que no se escucha mucho más. Y cuidado, si te distraés viene una ráfaga de brisa llena de agua y te empapa.

Tanta gente llega que no es mala idea entrar por la noche. Eso sólo es posible cuando hay luna llena. Como la de hoy. Como la de mañana y la noche del lunes también. Los paseos de luna llena se hacen todos los meses, y tiene varias salidas: a las 20:00, 20:45hs y 21:30.

El paseo de luna llena guarda el silencio inquietante de la selva de noche, un mundo de sombra y penumbra y oscuridad que se ilumina con el delicado reflejo de la luna sobre el rí­o Iguazú. El paseo dura unas dos horas y cuesta 50 “pesitos” (y 80 si es con cena en el restaurante La Selva).


Las 7 Maravillas Naturales de Argentina

7-maravillasa.JPGSoy parte de la historia. O eso me hacen creer. A 8 dí­as y 22 horas de la decisión final, he votado para que el 7 de julio próximo se declaren las 7 Nuevas Maravillas del Mundo (N7w), elegidas online y telefónicamente por millones de usuarios. Según una estadí­stica proporcionada por Alexa Internet Inc., la página de este proyecto es una de las más visitadas del mundo y más popular que las de Coca Cola, Levis, FIFA y Adidas.

N7w ha movilizado a millones de personas, hasta los niños pueden votar. Bernard Weber, el presidente y fundador de la Fundación New 7 Wonders (siempre parece haber una fundación detrás de algunas causas) fue a visitar a los 21 finalistas y concluyó que “el monumento que inspire mayor pasión, y que maraville a más personas se convertirá en una de las nuevas 7 maravillas”.
Todos los dí­as hay comunicados de prensa, fotos de prensa y gente que se suma al proyecto, desde cadetes hasta anunciantes. Ya hay canción de las 7 Nuevas Maravillas, paquetes especialmente diseñados para visitarlas, pins, acreditaciones de prensa y rankings periódicos en la Web y en la mayoría de los medios turísticos del mundo que lo cubren. ¡Hasta podés obtener un certificado de tu votación por sólo 2 dólares!

Mientras N7W crece y crece, Viajes Libres acaba de nacer y busca su comunidad. Y ya que a esta gente le ha ido, valga la redundancia, de maravillas, pensamos seguir su buen ejemplo y partir con una votación para elegir las 7 Maravillas Naturales de Argentinas. A diferencia de las N7w, las que propone VL son maravillas naturales y no construidas por el hombre. No es que los argentinos seamos vagos, o bueno, no es sólo eso. Esta elección es un homenaje a la naturaleza inspirada de este paí­s. ¿No dicen por ahí­ que Argentina tiene todos los climas, todos los paisajes? Este es el momento de demostrarlo.

La votación estará online hasta el 31 de diciembre, el dí­a de la Gran Elección. De estas 29 opciones sólo quedarán 7 Maravillas. ¿No conocés a todas? En los próximos meses, este blog te las mostrará, con fotos y recorridos. Así­ podrás defenderlas o matarlas. En Viajes Libres también se puede votar y ser parte de una historia más cercana, ¡adelante!

  • Las Cataratas del Iguazú
  • Los saltos de Moconá
  • Los Esteros del Iberá
  • El Palmar de Colón
  • El Cerro de Los Siete Colores
  • La Quebrada de Humahuaca
  • Los Valles Calchaquíes
  • El Parque Nacional Los Cardones
  • Laguna de Los Pozuelos
  • Las Salinas Grandes
  • Las yungas de Calilegua
  • El Valle de la Luna
  • Talampaya
  • Sierra de las Quijadas
  • Antofagasta de la Sierra
  • Cerro Colorado
  • La Quebrada del Condorito
  • El Aconcagua
  • La Payunia
  • El Rí­o de la Plata
  • Pení­nsula Valdés
  • El Volcán Laní­n
  • El Lago Nahuel Huapi
  • El Bosque de Arrayanes
  • El Glaciar Perito Moreno
  • Cabo Ví­rgenes
  • El Canal de Beagle
  • El cerro Fitz Roy
  • Las Islas Malvinas

La vuelta del atardecer

copia-de-gamboa1.jpg

Gamboa, Morro de Sao Paulo, Bahía, Brasil

 


IGZ – BUE

delay.JPG

Ayer viajé en avión. Era un vuelo de 1.30 y tardé 12. No fui la única: hubo 11 vuelos cancelados y reprogramados de Aerolíneas Argentinas. Eso perjudicó a unas 3000 personas que por trabajo o por turismo o por lo que fuera necesitaban desplazarse, y habían pagado por hacerlo en un tiempo veloz.

Desde Iguazú, desde donde me tocaba partir a las cinco de la tarde, se tarda una hora y treinta minutos en llegar a Buenos Aires en avión. En micro, el viaje dura 17 horas. La primera opción cuesta 700 pesos ida y vuelta, y la segunda, 70 (ida). Sin saber que más tarde serían estafados, cada uno de esos 3000 pasajeros hizo sus cuentas y decidió viajar en avión. Pero, claro, en sus cálculos no contaron las asambleas de pilotos sorpresivas, largas y desconsideradas.

Eso pasó ayer, en Iguazú. Entonces, cuando estaba a punto de tomar el taxi para el aeropuerto, me avisaron que no fuera porque el vuelo estaba cancelado. Mi viaje era con un grupo de periodistas y entre todos, con el enojo en flor, decidimos ir de todas maneras. La empleada de la aerolínea explicó que parecería que el vuelo saldría a las 19. Hicimos el check in y hasta algunos despacharon el equipaje.

A partir de aquí­, comenzaron largas horas de espera, llenas de condicional. “Creeríamos”, “Parecería”, “saldría”, “llegaría”, “aterrizaría” y más. Con la ventaja de ser periodistas, nos invitaron a esperar en un coqueto hotel de diseño inaugurado hace apenas unos meses, el Panoramic. Ahí nos quedamos, mirando el río Iguazú y el Paraná y el cuarto de selva que nos tocó. También comimos y descansamos en cómodos sillones rojos y chequeamos correos.

Esa suerte dorada corrió sólo para 8 personas de las 150 que esperaron durante 12 horas la salida de su vuelo. Aerolí­neas Argentinas, (en este caso) la empresa responsable no respondió ni con hoteles ni con comidas ni con una respuesta. Los empleados, sin soltar el condicional, se limitaron a decir: “el avión partiría a las 19”. Cuando a las 19 no sólo no partió, sino que ni siquiera la aeronave arribó de Buenos Aires, los empleados se limitaron a decir: “el avión partiría a las 21”. Cuando a las 21 no sólo no partió, sino que ni siquiera la aeronave arribó de Buenos Aires, los empleados se limitaron a decir: “el avión partiría a las 23.30”.

El verso siguió hasta las 3.15 de la madrugada cuando finalmente partió el avión. A las 2.20 llegué al aeropuerto desde el hotel Panoramic. No parecía un aeropuerto. Tenía el aspecto de un lazareto. Los más jóvenes se habían tirado al piso. Varios gringos dormían con la mochila de almohada, unas turistas mexicanas conversaban en ronda, una parejita de argentinos tomaba mate por quinta vez en la espera. Habí­a niños que dormí­an en camitas de abrigos armadas en carritos de equipaje y otros sobre las piernas de los padres. Habí­a cabezas colgando del cuello y babas cayéndose de varias bocas abiertas y una gorda con un culo agotado de rebalsar por los bordes de la butaca finita. La luz de tubo era pobre y según me dijeron algunos pasajeros en espera, los kioscos y el restaurante trabajaron como nunca.

De repente, una voz llamó a embarcar y todos respondimos al llamado con la docilidad del ganado que sube al camión que lo llevará al matadero. Y formamos una fila y uno a uno fuimos pasando primero a la sala de espera y un rato más tarde al avión. El vuelo duró lo que dura, el capitán no se presentó ni habló del clima ni de la velocidad crucero, y una pasajera mandó al carajo a la azafata rubia que le dijo buenas noches. La azafata rubia y blanca se puso roja como la tierra de Misiones y enseguida se lo contó a la azafata morocha. Esta levantó las cejas y le dijo: “no te enganchés”.


Vuelta al mundo

fernando.jpgCuando conocí a Fernando Moura Machado había salido de Portugal, su país, hacía tres meses. Tení­a el plan de dar la vuelta al mundo. De ese encuentro en una estancia cordobesa pasó casi un año.
Cuando conocí­ a Fernando Moura Machado me parecía un hombre serio, curioso, de mirada larga y triste. Después me enteré que su mujer, Ana, había muerto. Y de repente, él se encontró totalmente solo. No tenía hijos ni demasiados compromisos. Es fotógrafo y después de muchos años había dejado la importante empresa para la que trabajaba. Entonces se vio parado en el momento justo para viajar con tiempo. Así decidió dar la vuelta al mundo.
Hoy, Fernando volvió a Estoril, su ciudad, donde vivirá hasta el próximo viaje. Su vuelta al mundo duró 366 días; visitó 13 países, sacó 10.000 fotos y escribió en un blog la experiencia.. Desde Estoril, contestó estas preguntas a Viajes Libres.

¿Cómo se diseña una vuelta al mundo?

La planificación de una vuelta al mundo depende de los intereses de cada viajero, y de las capacidades que tenga para organizar un proyecto. En mi caso, como aprecio la organización de proyectos, decidí planificar con bastante cuidado mi primera vuelta al mundo, para poder saber con anticipación las etapas. El plan previsto inicialmente tuvo apenas dos alteraciones en lo que respecta al recorrido.
Para la construcción de un plan de viaje utilicé diversas fuentes disponibles en Internet, referencias impresas especializadas en viajes, particularmente dos revistas norteamericanas que leo hace muchos años: Travel + Leisure y Traveller, de Conde Nast. Esto, además de haber recolectado informaciones de otros viajeros que habían estado en países incluidos en mi plan. Durante el viaje fui comprando en cada país la mejor guía de viajes disponible (mis preferidas son Rough Guides y Lonely Planet) para la consulta permanente, más allá de las oficinas de turismo locales. En el caso de mi viaje, la planificación me ocupó varios meses.

¿Sabías cuánto duraría tu viaje antes de partir?
Mi viaje fue hecho con gran libertad. Antes de partir, habí­a anunciado que podrí­a demorar un año como mí­nimo. O el resto de mi vida. Sin embargo, la planificación de base fue hecha por el período de un año, según el límite máximo permitido por las compañías aéreas, para poder utilizar un Round the World ticket.

¿Cuál era tu presupuesto por día?
Para este viaje, definí un costo medio diario de 100 dólares, sin contar el pasaje inicial.

¿Cuál creés que es la mejor edad para dar la vuelta al mundo?
Read the rest of this entry »


Nuevos destinos turí­sticos

bodegas-28.JPGEn el turismo pasa lo mismo que en las empresas de tecnologí­a, lácteos o condones: hay que lanzar productos nuevos todo el tiempo. Con ese objetivo, se ordeñan ciudades, pueblos y hasta paisajes desolados y únicos para obtener un producto turístico y ofrecerlo calentito al mercado voraz. Este último es el caso de San Patricio del Chañar, un pueblo de unos 5000 habitantes a 45 kilómetros de Neuquén, alrededor del cual se ha formado una incipiente Ruta del Vino. Una más que se suma a las de Mendoza, San Juan y Salta. Una más, pero distinta, con las tipicidades de este terruño patagónico. Esta ruta podría complementarse con una visita a los viñedos de Humberto Canale, en Río Negro.

Hasta 1999 nunca se había producido vino en la zona; hoy, hay siete bodegas funcionando, y un par más en construcción con muy buen rendimiento de Pinot Noir, Malbec, Merlot y Chardonnay, y mucha tecnologí­a y dinero puestos al servicio de la investigación de cepajes. Aquí­ es preciso aclarar que estas bodegas se construyeron por créditos blandos de varios millones otorgados por el gobierno de Neuquén. Demás está decir que es un tema polémco en la provincia, con el cual muchos neuquinos no están de acuerdo. Pero las bodegas están ahí y los vinos son buenos.

La primera en construirse es la de mayor producción y con nombre que asegura las ventas: Fin del Mundo. Muy cerca, NQN con una arquitectura sólida, impactante, enigmática, industrial. La bodega tiene un muy buen restaurante y como muchas, planea su pequeño hotel del lujo para dentro de algún tiempo. Sus vinos Malma y Picada 15 (muy bueno en relación precio calidad) están teniendo presencia en supermercados y vinotecas. Familia Shroeder tiene por ahora sólo productos Premium. La línea de vinos se llama Saurus, como su restaurante y casi todo en esa bodega. El motivo es enorme: durante la construcción encontraron restos del Aeolosaurus rionegrinus, un dinosaurio que habitó la zona hace 75 millones de años. Familia Schoreder también tiene restaurante. Si vas no te pierdas la sopa de Chardonnay, ideada por Boris Walter, el chef suizo, anclado en Patagonia por los encantos de una dama argentina. Dentro de unos meses se suma Valle Perdido, que ya está vinificando y pronto tendría en funcionamiento su exclusivo hotel con spa.

La ruta ya está trazada, pronto habrá más bodegas y quizás hasta se encuentren nuevos dinosaurios, y a diferencia de las fábricas de condones o tecnología, las bodegas no sólo reciben visitantes, sino que los tienen en cuenta hasta para sus proyectos arquitectónicos, creando pasillos en altura para recorrer las naves y conocer los pasos de elaboración del vino. Un plus: en Neuquén, los visitantes son tratados con la dedicación y entusiasmo del que recién empieza. Otro: San Martín de Los Andes está a 400 kilómetros.

Este es el caso más cercano de nuevo destino turístico que conozco. ¿Sabés de alguno?




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)