Claves para conservar la sonrisa

Escuela de Casabindo, Jujuy, agosto 2010.


Links, temas y noticias

El Toreo de la Vincha, en Casabindo
Los defensores de animales que en España son capaces de levantarse en medio del cine y pedir la interrupción de una película donde se defiende el toreo, como sucedió en varios cines en la época de “Hable con ella”, de Almodóvar, en Argentina estarían contentos. En este país hay un sólo toreo, en donde el toro es una estrella. Y si alguien sale lastimado no es el animal sino el hombre. En el Toreo de la Vincha, el torero debe tratar de quitarle al toro una vincha con monedas de plata que después se ofrenda a la Virgen de la Asunción. Se practica una sola vez por año, en Casabindo, un pueblito de la puna jujeña. Esa única vez es este viernes. El que vaya es posible que se apune o que termine durmiendo en carpa, pero no se arrepentirá.

 

La vida sexual de los animales, en Nueva York
Desde hace unos días se puede visitar en el Museo del Sexo de Nueva York, una muestra sobre los comportamientos sexuales de ciertos animales, entre ellos, pingüinos, elefantes y monos. Estos comportamientos no tendrían que ver con la reproducción sino con el sexo e incluyen desde besos y abrazos hasta sexo oral. Más info y datos útiles aquí.

 

Comer y comprar en Pekín
Si alguien está allá o viaja pronto, puede tener en cuenta esta nota hecha por corresponsales de Reuters, con datos boutique sobre la Ciudad Olímpica. ¿Un ejemplo? El bar del último piso del Emperor Hotel, donde se puede tomar un trago mientras el sol se pone en la Ciudad Perdida. Para los que se animen, hay un jacuzzi al aire libre.

 

Las navajas no alcanzan…
Nuevos bolsos y accesorios para viajes de la tradicional marca suiza Vitorinox, que los suma a sus tradicionales multiherramientas, que después de la fiebre de la inseguridad son más un problema que una solución porque más de una vez suelen quedar en el bolso de mano y terminan en un depósito. 

Animación urbana en Buenos Aires
Ya está listo el primer libro del grafitero italiano Blublu.org, con dibujos de cuatro años. También se puede ver su página MUTO, un increíble video a partir de graffitis de varios artistas en los muros de Buenos Aires y de Baden, en Alemania.


El dí­a de Casabindo

casabindo4.jpgHoy es el dí­a más largo del año en Casabindo. El más esperado, el que deja dinero y anécdotas que duran hasta el próximo 15 de agosto. Y más también.

Casabindo es un caserío de la Puna jujeña, bien al Norte de Argentina, y bien alto, a 3300 metros. Está metido en la montaña. Cuesta respirar y llegar no es fácil: hay que pasar la Quebrada de Humahuaca siempre por la ruta 9, y en Abra Pampa, la capital del viento, como le dicen por ahí­, tomar un ómnibus -si pasa- o un remí­s que transita los cincuenta kilómetros hasta el pueblito de doscientos habitantes.

casabindo3.jpgHoy es el dí­a de la Virgen de la Asunción y para homenajearla los samilantes (hombres suri) bailan y bailan vestidos con plumas de suri o ñandú al ritmo de las bandas de sikuris que llegan como pueden de localidades cercanas.

Además del baile y la procesión, está el toreo. El único toreo de la Argentina donde el toro no muere. Ni el torero, aunque más de una vez este último puede salir lastimado. O salir corriendo, levantando el polvo de la Plaza Pedro Quipildor.

En el toreo de Casabindo, el torero tiene que quitarle al toro una vincha con tres monedas de plata, y luego ofrecérsela a la virgen. El ritual tiene una historia que viene desde la época colonial y se puede leer en esta nota. casabindo2.jpg

El torero de la foto, el de chaqueta roja, fue el ganador de hace algunos años, cuando estuve por allí­. Recuerdo que estaba machado (borracho en el Norte) como casi todos los toreros. Pero él era el más machado. Y el favorito. Ya había ganado otras ediciones del toreo y tanta fe lo rodeaba que hasta había un equipo de la televisión sueca filmando un documental con él de protagonista.

Llegué un día antes del toreo y me quedé uno después. Dormí­ en una pensión pintada de color verde agua descascarado, la única que habí­a. Una noche, mientras circulaban docenas de empanadas fritas, uno de los suecos, que había nacido en Argentina, contó que lo filmaron en sus tareas diarias, tomaron caña con él, lo acompañaron a buscar las cabras allá lejos, más atrás de aquél cerro amarillento, y conocieron a su padre. El mismo que el día de la fiesta, cuando su hijo logró quitarle la vincha al Suri, el toro más bravo, lo abrazó y alzó como uno alza a los bebes. Desde afuera, entre el barullo y la emoción, era difí­cil distinguir cuál de los dos, padre o hijo, estaba más machado.

casabindo1.jpg

Cada año llegan más visitantes, alrededor de 4000 con muchos extranjeros porque la celebración aparece en las guías de viaje. Cualquiera puede torear y es parte del show que se anoten chacareros o gringos audaces. No estoy segura, pero creo que el de la foto era un agrónomo sanjuanino que primero se animó, pero ni bien el toro encaró, dijo… mmmejor me voy.

Comer en Casabindo es fácil: hay puestos con empanadas, locro, quesos, pasteles un poco más caros que en San Salvador, pero igual baratos. Dormir es más complicado. Por eso muchos turistas van en carpa, una sabia decisión, aunque es necesario considerar el frío de la Puna. También hay una pensión, con cuartos grandes, de varias camas y sin llave en la puerta. Como en los hostels. Ah, y hay un gimnasio grande que sirvió a varios en caso de emergencia de alojamiento. Un tal Agustín Mamaní­ tiene las llaves.

Hoy es el dí­a de Casabindo. Y recién está empezando. Lo más seguro es que haya sol.




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)