“Valparaíso limita con Chile”

Marco Herrera Campos tiene 39 años. Es periodista, profesor de literatura universitario y jefe de la carrera de Periodismo en la Universidad de Viña del Mar.

Nació en Santiago pero es porteño “por decisión”. Descubrió Valparaíso gracias a los libros que leyó de pequeño, como “Valparaíso, puerto de nostalgia”, de Salvador Reyes e “Hijo de Ladrón”, de Manuel Rojas.

Dice que recorre esta ciudad a pie, y en cada oportunidad descubre algo nuevo. “No me canso de subir y bajar sus cerros”, me escribió por correo después de responder esta entrevista para Viajes Libres.

¿Desde cuándo vivís en Valpo y por qué decidiste mudarte ahí?
Vivo hace 12 años en Valparaíso, con una pequeña interrupción de año y medio en Madrid por temas de estudio; me vine de Santiago porque quería vivir en una ciudad con mar y porque se presentó una oportunidad laboral en el puerto, una vez que terminé de estudiar periodismo y literatura en la Universidad de Chile. No lo pensé dos veces y me vine, y no me equivoqué. Descubrí una ciudad que no tiene comparación con otra del país.

¿Por qué creés que hay tantos artistas en la ciudad? ¿Cuál es su embrujo ?
Yo siempre he dicho que Valparaíso limita con Chile. Es una ciudad muy democrática, no hay barrios segregados ni tantas diferencias sociales como en otra ciudad del país, por ejemplo, Santiago. Por eso creo que este puerto ejerce un influjo fuerte sobre quienes se dedican al arte, no hay tantos prejuicios, es una ciudad tolerante, librepensadora. Esto se debe también a que por su condición de puerto, ha sido una ciudad receptora de muchos inmigrantes, con lo cual los porteños se han acostumbrado a convivir con todo tipo de ideas. Y está el mar y su gente, amable, conversadora y amiga de la noche, ideal para los espíritus inquietos y creativos.

¿Cuál es la diferencia entre Valparaíso y Viña del Mar?
Es una rivalidad histórica que tiene que ver con lo clasista que es nuestro país. Viña del Mar se formó como una ciudad donde las familias pudientes de Valparaíso tenían parcelas o casa de veraneo, de ahí su apodo de Ciudad Jardín. En un tiempo esas familias emigraron de Valparaíso, y Viña del Mar pasó a ser la ciudad donde se instaló la oligarquía de la región, y el puerto quedó como una ciudad comercial, portuaria. Con las diversas crisis económicas que ha sufrido la zona, la mayor en los años 80 cuando cerraron grandes industrias, Valparaíso se deprimió y Viña del Mar logró sortear el temporal gracias al turismo. Por eso hay una rivalidad económica y social. Viña como una comuna próspera que vive del turismo, y Valparaíso, sobreviviendo (es la comuna con la tercera tasa de desempleo más alta del país). En términos simples, para los porteños, Viña del Mar está lleno de cuicos (pijos); y para los viñamarinos, Valparaíso repleto de proletas.

Como gran diferencia, Valparaíso es una ciudad donde conviven muchas identidades sociales y culturales, una ciudad heterogénea por donde se la mire, incluyendo su particular conformación geográfica; y Viña del Mar es una ciudad más homogénea, una ciudad cuya identidad no difiere mucho de otras ciudades turísticas (apreciación de muchos extranjeros). En eso Valparaíso le lleva una gran ventaja, tiene una impronta definida, una personalidad única, derivada de una historia conflictiva, compleja y profundamente identificada con los sectores populares.

La rivalidad también es deportiva. El club del puerto es el Wanderers, el más antiguo del país, fundado por ingleses; producto de una diferencia entre sus fundadores, nació el Everton que se fue a Viña del Mar.

¿Cuáles son tus cinco imperdibles de la ciudad y por qué?
Entre mis bares imperdibles están el café Vinilo, en el cerro Alegre, un lugar donde aún se mantiene esa cultura de barrio de reunirse en un lugar a conversar con los amigos y donde se pueden hacer nuevos gracias a la barra de mármol que invita al diálogo. Antes de ser bar fue una carnicería. Otro es el restaurant Don Carlos, en avenida Francia con Colón, donde se puede comer comida chilena muy buena y barata. Imperdible es el arrollado de pernil con borgoña a la chirimoya. Atendido por sus propios dueños. Igual de bueno como éste es el Renato, calle Rodríguez con avenida Pedro Montt, una clásica “picada” porteña: buena, bonita y barata. Especialidad: las chorrillanas (plato colectivo a base de papas fritas, huevo revuelto, carne, pollo, cebolla, longaniza).

Otro clásico es el Dominó, calle Cummings, plaza Aníbal Pinto, es uno de los pocos restoranes que van quedando típicamente porteños, atendido por sus dueños, la especialidad son las chorrillanas, las calugas de pescado y las empanadas de marisco y pino (carne). Bernardo y Freddy son los garzones que llevan trabajando más de 20 años en el lugar. También imperdible es ir a comer un plato de merluza con ensalada en la picada Pato Peñaloza, ubicada en la avenida Altamirano, sector Playa Ancha, paseo costero que comienza en la caleta El Membrillo y culmina en la playa Las Torpederas. El paseo es muy atractivo, ya que fue remodelado hace un par de años. Y si de miradores se trata, el Atkinson, Gervasoni y Baburiza son los más atractivos, todos ubicados en el cerro Concepción.

Para quien visite la ciudad, le recomiendo hacer el viaje en la micro O, parte en Viña del Mar y recorre todos los cerros de Valparaíso ubicados en la avenida Alemania y camino Cintura, desde el Cerro Mariposa hasta Playa Ancha. También viajar en los trolebuses de los años 50 por el plan de la ciudad, y los ascensores Polanco, El Peral, Reina Victoria, Villaseca y Turri.

Algunos dicen que es una ciudad peligrosa, que está llena de perros vagabundos y que no se recoge la basura, ¿qué opinás de ese comentario?
Es el típico discurso de los viñamarinos. Valparaíso es una ciudad tranquila y con gente amable. Hay sectores, como en cualquier otra ciudad del mundo, donde no es aconsejable andar solo a altas horas de la noche y menos con alcohol en el cuerpo. Yo nunca he sido asaltado en Valparaíso y eso que he andado por muchos lugares de noche y a veces con unas copas de más. Lo importante es andar acompañado si no se conoce la ciudad y no tentar a los malondras, que siempre los hay. Sobre los perros vagos, es cierto que hay unos cuantos sueltos por las calles, pero creo que se debe principalmente a la irresponsabilidad en la tenencia de mascotas. Hubo un plan municipal para exterminarlos, pero se provocó un gran revuelo ciudadano, muchos se opusieron incluso con manifestaciones en la alcaldía. Es un problema, pero no tan grave como se cree.

El tema de la basura, bueno, le costó la salida al último alcalde en las pasadas elecciones. En la municipalidad hace tiempo que ha habido una mala gestión que se ha demostrado con la incapacidad del municipio de organizar un sistema moderno y eficiente de retiro de la basura. Esto no quiere decir que no se recoja, sino que el sistema que se utiliza es ineficiente.

¿Cómo describirías un Año Nuevo en Valpo?
Como una fiesta popular. Son tres días de carnaval previos al 31, donde por toda la ciudad hay actividades culturales: teatro, música, literatura, danza, cine, recitales. Cada año hay una ciudad de un país invitado, que muestra su cultura en un pasacalles. El 31 toda la gente está en las calles esperando los fuegos artificiales, en los miradores, en las escaleras, en el plan, con sus botellas de champán y comiendo choripanes, asado, empanadas. Los fuegos artificiales son espectaculares, hay que verlos simplemente, difícil describirlos. La bahía se ilumina completamente. Y luego, en las plazas principales del plan, hay orquestas y la gente puede bailar hasta que las velas no arden.

Publicado por Carolina Reymúndez | 10 de noviembre de 2008

Archivado en Check in, Chile, Costumbres, Destinos, Entrevistas, Especial Valparaíso, Herramientas, Imperdibles, Paisajes, Recomendados | 7 comentarios



7 comentarios

  1. Santiago Bruma dijo:

    Muy buena la entrevista. Hace unos años estuve en Chile, y lo que dice el entrevistado es exacto a lo que yo percibí. Aunque él lo dice mejor, creo…

  2. Claudio Vásquez dijo:

    Me pareció bien la entrevista aunque con algunas imprecisiones. Por ejemplo, el paseo Baburizza (mas conocido como yugoslavo) queda en el Cerro Alegre, uno de los ascensores imperdibles es el Artillería (paseo 21 de Mayo), no se pueden omitir en cuanto “picadas” al Cinzano y el J. Cruz, otro lugar infaltable es la feria de antigüedades y libros usados de Plaza O’Higgins (fines de semana) y por último, si usted viene a este viejo puerto y no escucha al “gitano” Rodriguez con su tonada “Valparaíso”, es como si no vino…

  3. juan alvarez dijo:

    Me parece increible que se cierre los ojos a la inmundicia de las calles de valparaíso y se diga que es parte de la rivalidad con viña..es que acaso el autor no camina por calle Uruguay por las tardes? o una vuelta por las cercanias del congreso de la República en sábado o domingo: esta vista es una alegoría a la suciedad política dentro del congreso la que se refleja en la basura acumulada en los jardines..
    Dejemos de idealizar a Valparaíso, es y segura siendo una ciudad cada vez mas decadente,sucia, hedionda, insegura…gracias a su idiosincracia proletaria que aca es sinonimia de flojera,mala educación y estupidez…

  4. Marianela Ravalli dijo:

    Hola, necesito saber si tienés algún correo electronico de Marco Herrera Campos, soy de Argentina y necesito contactarlo. Muchas gracias!

  5. Miguel angel gonzalez jara dijo:

    a todos aquellos que lean esta entrevista con el desface del tiempo, hoy es martes trece de octubre de 2015.-y el desgraciado día 11 de octubre Marquito murió en ese valparaiso que tanto amo,yo lo conocí de niño en las calles de Maipu, alguna ves mientra yo viajaba por el sur de Chile en mi gira de estudios me lo encontré en el migro que nos llevaba a Pto. Saavedra lugar en la novena región de Chile, de donde su familia era originaria. Marco Herrera campos, un gran muchacho, un gran Periodista, un profesor , un literato, un porteño mauipucino y sureño. la vida aveces se nos torna triste, y la partida de marco me deja una marca imborrable en mi corazón. hasta la victoria siempre.

  6. Pablo Rodríguez dijo:

    Marco Herrera, un maestro. Gracias por todas tus enseñanzas, por tu observación aguda y descarnada, por tus correcciones sabias y dedicadas, por la coherencia de tus crónicas, por tu humor, por tu amistad. Nos quedamos cortos Marco, te fuiste demasiado temprano.

    El “Hijo de Ladrón” hecho novela gráfica se lanzará el 25 Oct 2015 en la Estación Mapocho, durante el marco de la Feria Internacional del Libro en Santiago. Será su última publicación, en un trabajo compartido con Beto Martínez en los dibujos, Christian Morales en la construcción de viñetas y Marco Herrera en la edición del texto.

    Un trabajo bello, que rememorará la novela de Manuel Rojas, esa que impresionó a Marco y de la cual habla en esta entrevista. Lástima que la vida no le alcanzara para exponerla ante los lectores.

    Será tu última entrega Marco. Las otras ya las llevamos con nosotros. Gracias por haberte cruzado en nuestras vidas. Te recordaremos siempre amigo

  7. francisco dijo:

    institutano siempre…estimando .marco y compañero de clases..

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2018 (6)
  • 2017 (7)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)