La sección en español de McNally Jackson

Javier Molea acomoda sus libros con una delicadeza que me recuerda a los tacheros de Buenos Aires, cuando plumerean su auto un sábado a la tarde. Quizás hasta guarde un plumero por ahí atrás, en algún cajón de la librería donde trabaja.

Molea es el director de la sección en español del bookstore del momento en Nueva York: McNally Jackson, la librería independiente del SoHo. “Hace unos días apareció en Time Out como uno de los lugares más cool de la ciudad, ¿lo viste?”, me pregunta orgulloso.

La sección en español está en subsuelo, donde también se encuentran los libros de viajes y los de jardinería. Bajo por curiosidad, para ver qué tienen. A propósito, la sección en español de la famosa librería Strand me pareció olvidable. En McNally Jackson me sorprendo por la variedad y curiosidades. Me quedo un rato mirando, leyendo lomos de libros. Están Roberto Bolaño y César Aira, que también se los encuentra, claro, en inglés y en la mesa de recomendados. Schwob, Benjamin, Bourdieu, Sontag, y varios libros de poesía de Pen Press Ediciones. Veo a Octavio Paz, Juan Rulfo, Sergio Pitol, Tomás Eloy Martínez, Fogwill, Guillermo Martínez, Julio Ramón Ribeyro, Kawabata.

Acaso para controlar quién merodea su territorio, se acerca Molea y nos ponemos a conversar. Me cuenta que es uruguayo y que trabajó en librerías y distribuidoras en Montevideo y Buenos Aires hasta que se mudó a Nueva York, en 2002. Está en la librería desde que Sarah Mc Nally, una antigua editora, la abrió en 2004. La sección en español fue creciendo poco a poco hasta convertirse en un rincón respetable y consultado. Me cuenta Molea que en un mercado dominado por la literatura cubana y dominicana, él logró crear un rincón rioplatense en el SoHo. Y de verdad que se nota, ¿cómo si no hubieran llegado hasta allí ejemplares de Alejandro Dolina o Leo Masliah? Algunos autores le mandan sus libros directamente a él, sólo para que tengan un lugar en los estantes de la librería.

Además de coordinar -y plumerear- su rincón, Molea mantiene el blog de su sección, guía un grupo de discusión literaria los sábados a mediodía y organiza eventos con escritores, los viernes a las 19 en la librería. A sus charlas con escritores viene bastante gente de la comunidad hispana en Nueva York. Andan muy bien estos encuentros, sólo tienen un pequeño inconveniente, muy latino por cierto: la puntualidad. Me cuenta que a los demás eventos de la liberería, los autores llegan media hora antes, hacen una previa, preparan su exposición. “En cambio, mis autores llegan ¡media hora tarde! Acá no pueden entenderlo, ya me preguntaron varias veces, Javier, ¿por qué no llega en hora tu gente?”

No recuerdo qué les respondió Molea, pero imagino que no habrá sido sencillo explicar este detalle de personalidad, una concepción más salvaje del tiempo, una desprolijidad que se está domando de a poco.

Publicado por Carolina Reymúndez | 25 de mayo de 2009

Archivado en Anécdotas, Compañeros de viaje, Costumbres, Destinos, Estados Unidos, Imperdibles, Libros, Nueva York, Recomendados, Tendencias | 1 comentario



Un comentario

  1. Willie Carballo dijo:

    Hola Carolina

    Muy buena la web !!
    Por donde andás ??
    Si estás la semana que viene mandá señales y hablemos, hace años no se te ve
    Cariños
    Willie

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)