El pescador solitario frente al mar congelado

Fernanda Lago es argentina y vive en Copenhague. Estudió periodismo, le encanta viajar y escribe de viajes en el suplemento Turismo del diario La Nación. Hace un tiempo estuvo en Finlandia y le llamó la atención una tradición solitaria y helada sobre la que escribe a continuación.

Camina por el mar congelado, con paso firme, y elige su lugar. Con un taladro manual hace un agujero en el hielo, se sienta en un banquito y sostiene una tanza que cae al agua. Ese hombre abrigado hasta las orejas, se queda ahí, con la mirada hacia abajo. Inmóvil como el mar helado.

Pilkkiä es una tradición finlandesa más que un deporte. Para practicarla se necesita abrigo que soporte mucho frío, paciencia en un mano a mano con la naturaleza, y algún termo con café caliente para acompañar la pesca.

En Helsinki nieva, y el viento hace que los quince grados bajo cero se sientan más frescos. Aunque esté en pleno centro de la ciudad, la temperatura vuelve la escena solitaria. A lo lejos hay dos hombres en la misma posición. Cada uno concentrado en su agujero, con los codos sobre las rodillas y abstraídos en la meditación.

Otro heraldo, que no se deja vencer por la nieve, desciende al mar por la escalera de un muelle. Da la sensación que se baja de la ciudad como si saliera de una escenografía. Camina sobre el hielo sin dudar y se ubica lejos, en su porción de mar congelado. Son las 7 am. Recién amanece.


¿A Finlandia?

Además de ser periodista, Melanie Senestrari es melómana. Desde chica, su curiosidad por el mundo empezaba en el país de origen de su cantante favorito. Por ejemplo, el fanatismo por Gran Bretaña lo vinculaba con Queen y Robbie Williams. Y el de Finlandia con The Rasmus, la banda de rock gótico que la llevó a tener una colección de libros de Escandinavia, hacer un curso de finés online y viajar a Finlandia. En la columna que sigue cuenta por qué.

Mi fascinación por Finlandia empezó cuando cumplí once años y escuché The Rasmus, una banda de rock gótico considerada una de las más importantes de la historia musical del país. Me llamaba la atención que en cada entrevista que les hacían, los integrantes nombraban con mucho orgullo su origen y fue ahí cuando no dudé en investigar sobre Escandinavia hasta que formé mi propia colección de libros, revistas y folletos finlandeses.

Muchos sólo la conocen por ser la tierra natal de Santa Claus o porque allí se creó el sauna o porque saben que de ahí viene su teléfono Nokia. Pero hay mucho más para explorar en este país escandinavo, un tercio ubicado dentro del Círculo Polar Ártico.

Elegí Finlandia porque el clima y las estaciones no son parecidos a ningún otro lugar. En invierno el sol no sale durante 50 días y en verano brilla durante dos meses, celebrándose la llegada de esta etapa con una tradicional fiesta en la que los finlandeses, caracterizados por su simpatía y amabilidad, bailan y beben vodka sin límites.

No es un país frío y deshabitado como muchos suponen. Bueno, frío sí. Existen intensas heladas donde los lagos congelados, enormes rompehielos y montañas de nieve ocupan las ciudades, pero los veranos son templados, alcanzando máximas de 30 grados, y ahí es cuando los finlandeses disfrutan de un chapuzón en los lagos, aunque también lo hacen bajo cero luego de unos minutos en el sauna, gran tradición.

Finlandia es el país más lacustre del mundo: tiene 190 mil lagos y un 70 por ciento de bosques repletos de abedules y osos. ¿En qué otro lugar podría dar un paseo en trineo con renos, considerados un medio de vida? Como el esquí, utilizado como medio de transporte, además de ser uno de los deportes más comunes.

Antes de viajar conocí la aurora boreal a través de las composiciones de The Rasmus. Es un fenómeno natural que se observa con claridad sólo en el hemisferio norte, y Finlandia es el país más visitado para poder apreciar ese show de luces de colores y rayos solares en elcielo nocturno. Existen iglúes climatizados y con ventanales para poder contemplar esto, pero alquilarlos es muy costoso.

Elegí Finlandia porque, a pesar de ser un Estado con una modernidad avanzada, carece de rascacielos y predominan las estructuras antiguas, como la Catedral de Helsinki y la Catedral ortodoxa Uspenski, la más grande de Europa Occidental, caracterizada por su estilo ruso bizantino, con más de diez cúpulas doradas y ladrillos rojos en el exterior.

“¿Se sale de noche en Finlandia?”, me preguntaron también. Sí, claro que hay vida nocturna. Los pubs se llenan de finlandeses y turistas fanáticos del vodka y la cerveza y, curiosamente, el tango y folclore es uno de sus géneros favoritos a la hora de bailar. Por supuesto, además del rock y heavy metal.

Suomi –así se dice en finés-, único por ser el país más democrático y menos corrupto, por tener la palabra más larga del mundo (lentokonesuihku-turbiinimoottoriapumekaanikkoaliupseerioppilas, que significa una graduación en las fuerzas aéreas finlandesas) y por festejar el día del dormilón el 27 de julio (cuando la última persona de la familia en despertar es lanzada al río).

En mi viaje no vi a The Rasmus en vivo, pero entendí por qué su país está tan presente en su música.


¡Te quiero comer!

¡Te quiero comer! es un libro de cocina. Pero tiene una diferencia con todos los libros de cocina en español que he visto: es un libro moderno, pensado por mujeres jóvenes que estudian, trabajan y, además, aman la cocina. Y digo aman porque ¡Te quiero comer! es también un libro de amor.

El tema es así. Después de vivir un tiempo en Argentina por su trabajo en la Embajada de Finlandia en Buenos Aires, las finlandesas Petra Theman y Eeva Huttunen, escribieron un libro donde cuentan los sabores nórdicos -con influencias latinas- a través de 17 capítulos de amor.

Entonces, las recetas se presentan en su contexto. El primer capítulo, por ejemplo, es una cena simple para antes o después de salir de copas; el quinto, una cena romántica para dos personas; el 9, una comida consuelo para picar solo, y el 11 es la cena en la que la novia recibe a los padres de él. Textos breves y con sentido del humor –la edición estuvo a cargo de Mariana Liceaga-, muy buenas fotos de cada situación -las fotos son de Andrea Knight– y recetas realizables, con ingredientes que se pueden conseguir.

El libro apareció hace apenas un mes, pero una de las autoras, Petra Theman, ya está de vuelta en Finlandia. Petra trabaja en Helsinski en una nueva organización para la venta y promoción de la industria audiovisual en Finlandia, y cuando no viaja, vive en Lohja, la ciudad donde nació, que queda a 60 kilómetros de la capital. Su casa está al lado de un gran lago y la ventana de su escritorio da a un bosque, que seguramente estará cubierto de nieve en Navidad. Desde allí y con ese paisaje frío, Petra respondió esta entrevista.

¿Cómo y cuándo surgió la idea del libro?
Quién sabe. En una conversación en el trabajo nos dimos cuenta de que no existía un libro de cocina nórdica en castellano. Como las dos cocinamos mucho obviamente hablábamos seguido sobre dónde conseguir tal y tal cosa. Era un tema diario en nuestras charlas y como las dos somos impulsivas decidimos hacerlo. En abril de este año surgió la idea sobre el tipo de libro de cocina que debería ser para que fuera interesante. Más allá de presentar una cocina no tan conocida, queríamos reflejar nuestra forma de ser.

Después de leerlo me queda la sensación de que se come más papa en Finlandia que en Perú. El diseño nórdico es mundialmente conocido, pero quizás no tanto la cocina nórdica, ¿cuál es la base? ¿la papa es fundamental?
Es cierto, no es tan conocida. Quizás sea sólamente por la poca cantidad de nórdicos que hay en el mundo. Antes de que llegara la papa a Europa se usaba muchísimo un nabo duro. Luego, la papa lo sustituyó aunque el nabo sigue existiendo. La papa es fundamental especialmente por su característica de aguantar todo el tiempo entre las cosechas, o sea todo el invierno, sin ponerse fea -si está bien guardada. También son fundamentales los pescados, los frutos del bosque y los hongos. Y otra cosa: casi todos los platos tradicionales se preparan en el horno.

Ustedes han viajado bastante América Latina, ¿qué gran diferencia encontrás entre la cocina sudamericana y la cocina nórdica?
¡Es que hay tantas cocinas sudamericanas! Algunas son mucho más picantes que la cocina nórdica , pero otras, como la argentina y la uruguaya, son más suaves. Algunas tienen menos pescado que la cocina nórdica y otras más. Creo que en lo único en que se puede generalizar es que la mayoría de los países de latinoamérica tiene el lujo de las frutas y verduras siempre frescas, y la verdad, especialmente en las frutas, es algo mundialmente envidiado. En la mayoría de los países de Sudamérica utilizan más porotos/alubias y la comida se fríe más.

¿Consideras que los hombres latinos cocinan? ¿Cuánto más o menos que los nórdicos?
¡Sí, cocinan! Conozco a varios que lo hacen excelentemente y lo disfrutan mucho. Pero si hubiera que generalizar, diría que los hombres nórdicos comparten más todas las tareas cotidianas con las mujeres. Por lo tanto, también la cocina.

Si tuvieras que enurmerar tres características típicas de un nórdico y tres de un latino, ¿cuáles serían?
Jaja. Generalizar con los nórdicos es difícil, imagináte con los latinos. Pero ahí va, porque no me gusta dejar preguntas sin respuestas. Un hombre nórdico: 1) sentido del humor seco/irónico, 2) amante de los deportes al aire libre, 3)tímido. Un hombre latino: 1) conservador (esto puede ser positivo a veces), 2) Creativo al mismo tiempo, 3) No para de hablar, nunca.

¿El libro pretende ser un puente entre las dos cocinas? ¿O debería decir entre las dos culturas?
No tanto entre las dos cocinas como entre las dos culturas. Un detalle: tuvimos mucho cuidado en no incorporar recetas con ingredientes imposibles de encontrar en América del Sur.

En los 17 capítulos no hay ninguna “cena de reconciliación” o algo por el estilo. En Finlandia, ¿se pelean menos que los latinos?
¡Muy buena pregunta! Es que nos pareció que ya había muchas cenas en el libro, pero podría haberse incluido. Y sí, probablemente la respuesta es esa: peleamos menos, jaja.

¿Cuál es el o los ingredientes que más extrañas?
Es un cliché, pero es cierto: el chinchulín a la parrilla. Aunque me acostumbré a eso también. Y nunca aprendí a usar bien el dulce de membrillo. Me pareció demasiado dulce. Otra lista no muy sorprendente: ¡mate! ¡lomo de carne vacuna! ¡vino tinto! ¡palmitos! También, jamón crudo de excelente calidad o cordero de la Patagonia o las naranjas del jardín de Leo.

En la introducción del libro contás sobre esa bipolaridad que se vive en los países nórdicos, haciendo referencia al verano lleno de luz y al invierno tan oscuro. ¿Qué cambia en los países de América del Sur, con un invierno más suave?
Si hablamos del Cono Sur, la diferencia bipolar existe pero mucho más suave. Luego, hay países con sol, luz y calor todo el año (lo que me parece insoportable y también un poco aburrido). Lo que me gusta son los países en los que la oferta de frutas y verduras sigue todo el año. Cuando es época de naranjas se comen naranjas y cuando no es época de frutillas no las conseguis ni loca. Es más natural -y además, ecológico- no importar esto de otros lugares del mundo. Y luego siento el frío mucho más en un invierno latino que en un invierno finlandés, por el simple hecho de que en Finlandia estamos preparados para el invierno (casas, ropa, autos, negocios, oficinas, todo). Jamás en mi vida tuve tanto frío como en Buenos Aires en Julio.

¿Podrías explicar la tendencia de diseño finlandés llamada fennonfolk y dar algunos ejemplos?
Es una tendencia que comprende a jóvenes entre 20 y 40 años, y está basada en una suerte de respuesta al tradicional minimalismo del diseño escandinavo. Combina tendencias eslavas con ese minimalismo, y a veces lo hace de una forma graciosa, con humor. En Helsinski se hizo este año una exhibición muy grande llamada Fennonfolk “The New Nordic Oddity”. La mejor exponente es la diseñadora Paola Suhonen, a quien pertenece el textil que se utilizó para el diseño de la portada del libro. Y también la vajilla y decoración de muchas de las fotos que aparecen en el libro.

¿Dónde se puede conseguir el libro?
Estamos buscando un distribuidor en la mayoría de los países de América del Sur. Pronto será accesible por una librería en Internet. Por ahora se puede encargar en www.fennonfolkfood.com En Argentina, se consigue en La Boutique del Libro de Palermo, Martínez y Unicenter.




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (5)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)