Siestas patagónicas

p1110896.JPG

Vamos de lo general a lo particular. En San Martín, como en muchas ciudades patagónicas, uno puede hacer base y salir a recorrer lagos y bosques. Uno de esos lagos con bosque de coihues viejos es el Curruhué Grande, que viene después del Curruhué Chico.

A propósito, curruhué es un vocablo mapuche que quiere decir lugar oscuro. Y así se ve por las tardes, cuando a pesar de la luz inmensa que cae sobre el lago, el bosquecito es un rincón de penumbra.

Exactamente la penumbra que uno busca después de nadar en el lago fresco, después de comer un asado -hay parrillas-, cuando el cuerpo husmea el terreno a la pesca de un lugar para reclinarse.

 Como los catadores de vino y también de agua, existen catadores de lugares para dormir la siesta. Y el camping del Curruhué Grande parece que tiene un alto puntaje en el ránking mundial. Porque es lejos, en marketinero fin del mundo p1110894.JPG-unos 70 kilómetros desde San Martín- por lo tanto no se llena de veraneantes ni siquiera en verano, es fresco y tiene sombra. Por eso, en el Curruhué Grande vi a tantos dormir una siesta.

Siestas largas, siestas profundas, siestas voluptouosas, siestas con sueños, siestas que despiertan con incertidumbre (¿dónde estoy, qué hora es, quién soy yo?), siestas valiosas.

Siestas sobre acolchados y hasta sobre un pedazo de cartón corrugado. Siestas sin gritos en los alrededores, siestas en carpas, pero sobre todo siestas como las de las fotos: abajo de un coihue, con la brisa que llega el lago y a pata suelta.

(Se recomienda untarse antes con off porque los tábanos también tienen el dato del lugar).

Publicado por Carolina Reymúndez | 10 de Febrero de 2008

Archivado en Argentina, Costumbres, Paisajes, Patagonia, Recomendados, Turismo gratis | 1 comentario



Un comentario

  1. Claudio Carpio dijo:

    Carolina, qué lindos recuerdos me trajiste a la mente. Estuve en los dos Curruhue, Grande y Chico, acampando alguna vez en el verano de…1978….30 años no es nada. No creo que ese lugar haya cambiado mucho, afortunadamente está lejos. Y sobre las siestas cordilleranas…me acuerdo de una en particular en la playita del Traful; cuando me desperté (con los mismos interrogantes que vos planteas en el post) me di cuenta que estaba solo de toda soledad, la barra se había ido a explorar sin despertarme. Fue una sensación muy especial, de gran comunicación con la naturaleza. Neuquén es mi provincia adoptiva; mi hija mayor es de Cutral-Có (agua de fuego, por el petróleo de la zona).

Comentarios



rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (4)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)