Las 7 Maravillas Naturales de Argentina

7-maravillasa.jpgHace seis meses, a pocos días de su nacimiento y en plena efervescencia de las Maravillas del Mundo, Viajes Libres planteó a sus lectores una pregunta: ¿Cuáles son las 7 Maravillas Naturales de Argentina?

Durante varios meses, muchos lectores votaron y dejaron sus comentarios. Hoy, a unas horas de terminar el año, se publican las 7 maravillas preferidas por los lectores de este blog.

 

El Perito Moreno

peritomoreno.jpg

Las Cataratas del Iguazú

iguazu.JPG

El Valle de la Luna

hongovalledelaluna.jpg

La Quebrada de Humahuaca

quebrada.jpg

El Aconcagua

aconcagua.jpg

El Bosque de Arrayanes

bosquedearrayanes.jpg

Cerro de los Siete Colores

cerrodelossietecolores.jpg


Guagua a bordo

Los viajes libres son inesperados, más aún en temporada de fiestas y nervios. De repente, dan sorpresas como ésta, que ocurrió ayer en el Transantiago, la red de ómnibus más polémica de Chile. ¡Bienvenido Akira! 

transbebe.jpg


Vuelvo enseguida

papa-noel.jpg


El país sin fin

Hace un par de años escribí una nota sobre el DF. El título era La Ciudad sin fin y apenas contaba algunos trazos del defectuoso, como le dicen algunos. Ahora después de más de un mes de estar en México y varios posts si escribiera un artículo le pondía el país sin fin.

Y porque no termina nunca y a la vuelta de cada esquina hay una buena historia, todo esto quedó pendiente y más. Si sigo, el Especial México se comerá a Viajes Libres. Con chile, eso sí.

p1110192.JPG

 

 La lucha. Es una pasión y un viaje al México más profundo. Van padres e hijos, madres y abuelas a ver cómo se enfrentan enmascarados musculosos en “sangrientos” mano a mano. La peor humillación es que te quiten la máscara, como le pasó hace un par de viernes a La Park cuando luchó contra El Hijo del Perro Aguayo. Los herederos de El Santo y Blue Demon también pegan y dan mortales en el aire y causan fanatismo entre los espectadores. El Hijo del Santo, Místico, Shocker y Black Warrior.

El chile. Algo se dijo pero hay más. Y hay tantos. El chipotle, el poblano, el pasilla, el árbol, el terrible habanero y el peor de todos: el piquín.

La contaminación. Un atardecer subí a la Torre Latino y el horizonte era una bruma gris y rosada. Cada tanto la atravesaban helicópteros que partían desde edificios que no se alcazaban a ver.

p1090864.JPG

 

El show de Paquita La del Barrio en el Teatro Blanquita, atrás del Palacio Nacional de Bellas Artes. Una muestra de lo bizarro que puede ser México. En medio del show, cuando ella cantaba el hit Chiquito, que cuenta sobre un hombre que tiene todo, todo chiquito, aparece un enano en el escenario con un delantal de cocina que dice: El club de los inútiles. Y desde abajo trata de pelearla, de mostrarle que él sí tiene biceps, tríceps. Pero ella lo denigra desde su monumentalidad bordada de lentejuelas. Hasta que él se cansa y abandona el escenario cruzando el palco principal, mientras ella le grita: “A tí te estoy hablando, inútil”.

paqui.JPG

Las banderas gigantes, los más de once millones de millonarios que existen en México, los guaruras, las teiboleras, el Templo Mayor, el café de Oaxaca, la luna llena de Mazunte, los gusanos de Maguey, los chapulines, los narcopueblos, el mataviejitas y tanto tanto más. En fin, imposible abarcarlo todo en un país sin fin.


Temporada de piñatas

pinata1.JPGLas calles de Taxco suben y bajan y tienen ángulos perfectos para espiar. Así fue que vi a un niño con los ojos vendados dándole con un palo a un elefante Trompita que colgaba de un hilo que un hombre mayor movía y se reía. El nene seguía dándole pero no había caso.

Entonces paso una nena que también pegó con fuerza y nada. Parecía que Trompita se les reía en la cara. Hasta que vino un chico chico, pero dos talles más grande, le pegó un palazo en el estómago y Trompita se deshizo en caramelos y regalos para todos.

La piñata de cumpleaños es un tipo de piñata que en México está muy desarrollado y se hace artesanalmente. Hay elefantes, osos, sapos, peces y más. La de cumpleaños es una piñata circunstancial. Como la piñata navideña que por estos días le da a México todavía más color.

Según se cree la piñata representa el diablo y cada uno de sus picos, los 7 pecados capitales. Entonces hay que pegarle con los ojos vendados y con fe, toda la fe del mundo para ganarle al diablo y obtener así la recompensa por tremenda hazaña.

pinata2.JPG

Hay piñatas en los mercados -por el de Coyoacán apenas se puede caminar- y en los cafés como el antiguo Café Tacuba que muestra la foto. Hay piñatas en las casas y en los bancos. Se venden piñatas enormes y baby piñatas de souvenir.

Algunas piñatas tienen fruta y maníes. Otras vienen con trampa y cuando se rompen cae una lluvia de harina y papel picado.

También las venden en los semáforos y decoran organismos oficiales. Algunos, aunque pocos, pueden no tener árbol de Navidad, pero piñatas en esta época no faltan en México.

Como si de repente el villancico sonara con más fuerza que nunca: “No quiero oro ni quiero plata, yo lo que quiero es romper la piñata”.


Xoloescuintle, el perro azteca

xolotl.JPGLa primera vez que vi un xoloescuintle fue en el Museo Dolores Olmedo, hace unos años, en el sur del DF. Había una estatua en homenaje a estos perros y después un par de ejemplares sueltos. Exactamente, los que se ven en la foto. Desde ese momento me dan curiosidad. Probablemente porque durante un rato pensé que todos eran estatuas de cemento. Hasta que todos menos uno se desperezaron al sol.

El xoloescuintle o xolotl, como se llaman en náhuatl, es un perro lampiño. Más bien petiso y de orejas grandes. No tiene pelos, salvo algunos en la frente que le dan un toque punk. Ni siquiera tienen pestañas. Otra características del xolo es que tiene el cuerpo caliente. Uno lo toca y parece que tuviera fiebre, pero no. Son así: dan calor.

fridayxolo.jpgLa segunda vez que vi un xoloesquintle fue en los brazos de Diego Rivera. Lo vi en una foto en blanco y negro. Parece que al grandulón le encantaban y fue él quien le mandó el primer xolo a su amiga Dolores Olmedo, en 1954. Se llamaba Citali y los que hoy andan sueltos por el jardín del museo descienden de ella. Ella es la de la estatua y los que retozan alrededor están vivos aunque parezcan de cemento.
Rivera y Frida eran fanáticos de los xolos, y tuvieron los suyos cuando vivieron en la Casa Azul de Coyoacán.

xolo1.gifLos xoloescuintles se cuentan entre los perros más antiguos del mundo. Sus orígenes se remontan a la cultura mesoamericana. De hecho lo llaman el perro azteca. Ellos los usaban para darse calor en las noches. También, creían que el xolo acompañaba el alma del difunto al descanso eterno. Por eso, los sacrificaban y enterraban junto a los muertos. Y los pintaban así.

diegoandxolo.jpgLa tercera vez que vi un xolo fue en Zipolite, una playa del Pacífico, hace menos de un mes. Era el atardecer y el sol se ponía rojo en el horizonte. Se veía poco pero distinguí a una mujer rubia que paseaba un extraño perro con cadena. Ella era austríaca y él, un xoloescuintle. La rubia vive en esa playa lejana hace ocho años. Tiene su vida, su familia y su xolo. Después de hablar un rato me contó que el que llevaba era la cría, en realidad, porque a la madre, a “su xolo” la habían envenenado. Ella me hablo de lo inteligentes que son, me dijo que son buenos con los niños y que adora su elegancia. En un momento tuvimos que dejar de hablar: el xolo quería volverse y comenzó a tirar de la cadena hasta que su dueña se despidió y se fue corriendo.

xolo.gifEl xoloescuintle es le perro nacional de México. Si bien durante años fueron considerados un feo engendro, últimamente han surgido criadores y cuestan cada vez más y aún así es difícil conseguirlos. Hasta hay clubes de admiradores de los xolos en varios países. Al parecer, la moda del xolo tendría que ver con que sería un animal ideal para departamentos: no deja pelos ni obliga a lavar la alfombra. Según dicen por ahí, ideal para los que tienen alergia a los pelos de perro. O asma. ¿Un perro de laboratorio?


Guadalupe, reina de México

guada.JPG

Hoy hay fiesta en La Villa de Guadalupe, en el cerro de Tepeyac, a una hora del DF, el lugar donde se la virgen se le apareció al joven campesino Juan Diego -santo desde 2001- y donde se construyeron luego cinco templos. Hoy 12 de diciembre hay fiesta en México.

A la Basílica de Guadalupe llegan millones de fieles desde todos los estados. Se calcula que entran a verla entre 80 y 100 mil peregrinos por hora. A verla, a agradecerle, a pedirle, a prometerle.

A la Morenita del Tepeyac, como se la llama cariñosamente, todos le cantan sus mañanitas. Hoy es feriado en México. Se celebra el 476 aniversario de la aparición de la virgen a Juan Diego. Y hay niños vestidos de campesinos y niñas como Lupitas. Hay llantos, alegría y puestos de tacos en cada esquina.

basilica.jpg

Hace días que es difícil acceder al santuario. Al tránsito normal se le suma el de los festejos. Tanto, que los que viven por ahí y trabajan en el centro prefieren no volver a casa esta noche. Cerca de 6 millones de peregrinos la visitarán entre ayer y mañana.

Guadalupe es la virgen adorada de este país tan devoto que hasta existe un San La Muerte -con altar en Tepito, un barrio denso del DF- y Malverde, el dios de los narcos.

Pero Guadalupe es la reina morena, la mejor de todas, la que cumagave.jpgple los milagros. Y hoy es su día. La llevan los taxistas colgando del espejito del auto y en ella piensan los clavadistas antes de aventarse por las rocas altas de La Quebrada, en la calurosa Acapulco.

Hombres y mujeres guardan su estampita, y casi siempre es la misma. Ella con mirada eterna y rodeada por las hojas suculentas de la planta de ágave, la misma que se usa para hacer el tequila. Sólo que en la virgen las hojas de ágave no son azules como en los campos de Jalisco. Detrás de la virgen, el ágave toma la forma de rayos dorados y brillantes.


El vocho: pequeña maravilla

vochodeesteban.JPGHasta que conocí a Esteban Salgado, no tenía idea de la magnitud del amor a su vocho que algunos dueños desarrollan.

En México al Volkswagen Escarabajo se lo llama vocho y se fabricó hasta 2003. En Alemania se discontinuó en los años 70, pero hubo un tiempo en que se llegó a fabricar o ensamblar en cinco continentes. En cualquier esquina del mundo todavía es posible encontrar un vocho.

En todo el país hay vochos particulares y también muchos, muchísmos taxis. En el DF son verdes y blancos, y últimamente tienen fama de piratas, ya que hubo algunos secuestros exprés usando al pobre vochito como vehículo, porque según cuentan el no tener puerta trasera, facilita el encierro de las víctimas.

vocho.jpgA pesar de eso, el vocho tiene fanáticos incondicionales, como los que armaron esta página y todos los que pertenecen a uno de los tantos clubes de escarabajos o fuscas, como le dicen en Brasil.

Probablemente Esteban Salgado, el hombre de la foto, no la conozca ni se haya metido nunca a Internet. Pero en fanatismo pocos lo igualarán. Este un taxista de Acapulco -allá los vochos son azules y blancos- que habla más de su vocho que de su mujer. Y se refiere a él con amor.

“Es bueno para subir cerros, los repuestos son baratos, nunca lo deja tirado a uno. Este pajarito se mete en cualquier lado“, me dice mientras se hace un lugar entre dos 4×4 último modelo.

“A veces esta ciudad se llena de aguaceros y los carros grandes se quedan parados, los choferes tienen que salir, arremangarse los pantalones por la rodilla y tratar de arrancarlos. Yo los veo desde adentro: el vocho pasa como una tortuguita de agua“, me cuenta y enseguida señala hacia la derecha: “mire qué lindo queda ese particular en azul”. Hablaba de un vocho, claro.

Salgado lleva 24 años de taxista. Ya le robaron un auto y le quedan seis cuotas de más de veinte para terminar de pagar el vochito de la foto. Lo compró usado, le costó unos 6 mil dólares. Dice que con la temporada alta, que recién comienza en Acapulco, espera saldar su deuda.


No manches, güey…

diccionario.jpgCada país que habla español tiene sus términos propios y en México hay tantos que se podría hacer un diccionario de coloquialismos sólo con los que se usan ahora. Aquí van algunas palabras y expresiones con las que me crucé en este viaje. 

Aguas= cuidado. Hace dos días mataron a Sergio Gómez, vocalista del grupo de cumbia K-Paz de la Sierra. En el funeral había miles de fans cantando y llorando. Cuando llegó el féretro costaba tanto avanzar en la multitud, que los hombres que lo cargaban decían: “aguas, aguas” y así la gente se corría.

No manches es la versión más nice de no mames, que sería no jodas. Y güey o wey es como pibe, chavo, chamo, weón. Se usa para hombres y mujeres.

Chido, chingón= se usa cuando algo es copado, cool, la raja (en chileno). Un antro es chido y una persona puede ser muy chingona. Ojo que si alguien te manda a la chingada, es malísimo.

Chilango se les decía a los que siendo de otros estados venían a vivir al DF. Ahora se les dice a todos los que viven en la capital. También, Chilango es la mejor guía de ocio de la ciudad.

Si alguien te cae gordo, es que te cae pésimo.

El mero- mero. Si se refiere a una persona, habla sobre el que corta el bacalao. Si es sobre un lugar, es el lugar exacto. No hay otro, es el mero-mero.

La neta: la verdad, la posta.

En México, el machismo se siente más fuerte que en otros países de América Latina.  Las expresiones positivas están relacionadas con lo masculino. Si algo es “padre” está bueno, y si algo está de”poca madre“, es buenísimo.

Guaruras son guardaespaldas y en México hay miles. Cuando alguien quiere que se note que le va bien, se contrata unos guaruras y listo.

pesero.jpgCamión= ómnibus. El pesero, un bus pequeño que anda por toda la ciudad y cuesta 2,5 pesos, es un camión.

Vocho= el escarabajo de volkswagen, el taxi más característico del DF. 

Lana= guita

Sombrilla= paraguas

Naco= grasa= cutre. El otro día fui a comer (la comida es el almuerzo, nunca la cena) a la casa de una señora muy paqueta y me contó aterrada que una sobrina que se casó ¡con un nacototote!

Plaza comercial= shopping

tomate.jpgTomtate y jitomate. En este país el tomate no es rojo sino verde y pequeño. Se usa para preparar salsas Y el jitomate es lo que en el resto de los países hispanohablantes se llama tomate.

Chícharos= arvejas y betabel, remolacha.

Elote= maíz blanco. Se usa mucho. En las calles hay puestos que lo venden asado, hervido y desgranado, con mayonesa y chile y limón. Esta última versión se llama esquite.

Cuates y triates= gemelos y trillizos

Cuajado y engentado= si un bebé está inquieto y nervioso después de recibir visitas, seguramente se engentó. Y si quedó frito de cansado, está cuajado.

Techo corredizo= quemacocos

Suave= cool o fresco, como dicen en Colombia.

Este es sólo el comienzo de otras palabras que irán apareciendo. Cualquier aporte es bienvenido.

 


Noches de coyote, miedo y desierto

desierto1.jpg

Días atrás leí una muy buena crónica en el diario Reforma sobre un grupo de inmigrantes ilegales que salió de El Salvador con destino a la costa de Oaxaca, en México. Si el tiempo acompaña son unas 10 horas de navegación en la noche y ya están en México, el trampolín para cruzar a Estados Unidos. Pero el tiempo no suele acompañar y el Pacífico es un guerrero bravo, de olas gigantes y despiadadas. De los 27 que salieron, sobrevivieron tres. El resto se ahogó en una noche sin luna.

Las historias de inmigrantes ilegales, como las de narcos, son comunes en este país. Salen a diario en los periódicos y se escuchan en la ruta. Hace unos días, Ramiro, un hombre duro del interior de Oaxaca me contó su historia de coyotes y desierto.

coyote1.jpgHay guías y guías. En un sentido, el coyote también es un guía. Así se llama al que cruza -aunque a veces mata- a los indocumentados que quieren entrar a Estados Unidos. Ramiro caminó tres días y tres noches por el desierto de Arizona hasta que llegó. Agua, poca comida y arrojo. Cuando él pasó, hace tres años, iban unos 60 ilegales. Cruzaban en grupos de a veinte, cada uno con dos coyotes. Había mujeres y niños. Tuvo miedo y se escondió entre los cactus altos cuando a la noche pasaban los helicópteros con luces potentes y hombres armados. Tuvo miedo pero siguió adelante. Tenía una meta.

Me dice Ramiro que no le gustan los coyotes, que a veces esconden a la gente en camiones y la matan por asfixia. Esto me recordó a Paraíso Travel, la novela de Jorge Franco en la que una colombiana ambiciosa y su novio sumiso se entregan a un coyote que los embarca en un camión lleno de maderas en el que están a punto de morir. Este año se filmó la película, que se podrá ver en 2008.

cactus.jpgPorque no le gustan los coyotes, Ramiro no le pagó al suyo los 3000 dólares que le pedían por la guiada. Le tocaba pagarlo al final pero se escabulló en el desierto. Desde Los Angeles viajó con unos compañeros a Miami, donde chambeó (trabajó) por tres años. En un bar y haciendo roofing (colocación de techos) para casas millonarias.

Aprendió poco inglés y todo el dinero que ganaba se lo enviaba a su familia. Porque vivía en lugares de poco fiar y porque si lo agarraba la migra y lo deportaba, no tenía nada allá. Con lo que ganó en Estados Unidos se compró una camioneta y hace viajes cortos para turistas y pobladores. Pero dice que quiere volver. Tiene unos amigos que conocen el camino así que esta vez lo hará sin coyote. El plan es cruzar por Nogales y trabajar en Atlanta. “Hace un año que ahí hay buena chamba“, me dice mientras arregla la banderita mexicana que cuelga del espejo de su camioneta. Ahora sí, el águila de la bandera lo mira a los ojos. Y él mira hacia el futuro, en Estados Unidos.




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (7)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)