A propósito de Jean Nouvel

jeannouv.jpg

Jean Nouvel es uno de los arquitectos más destacados del mundo y ayer tuvo el reconocimiento más importante de su carrera: le otorgaron el Premio Pritzker de arquitectura, un premio que entrega cada año la Fundación Hyatt, también conocido como el Nobel de arquitectura.

¿Qué hizo o está haciendo Nouvel? Entre otros edificios, el Instituto del Mundo Arabe de París, en 1997, que le dio renombre internacional, el Museo Quai Branly, el Teatro Guthrie de Mineápolis, la ópera y el hotel W de Dubai y mucho más. Actualmente tiene a su cargo el  el Guggenheim que tendrá Río de Janeiro y el nuevo Louvre que se construye en Abu Dhabi y tantos otros que en su página, Nouvel puso directamente un mapa del mundo para situar sus trabajos que se ubican por ahora en cuatro continentes.

jeannouvelo.jpgAl elegirlo, el jurado tuvo en cuenta “la coherencia, la imaginación y sobre todo su necesidad insaciable de experimentaciones creativas”. El premio, 100.000 dólares y una medalla de bronce, se entregará en Washington el próximo 2 de junio.

La sala que se ve en la foto es un render del futuro auditorio de la Filarmónica de París que proyectó Jean Nouvel. Estará lista en 2012, tendrá capacidad para 3500 personas, y según afirmó el arquitecto -¿o debería decir el mago?- nadie estará a más de ¡35 metros! del director de orquesta.

41-el-museo-du-quai-branly.JPG

A propósito de Jean Nouvel, me gustaría recomendar del último gran museo de París, diseñado por este arquitecto, el Musée du Quai Branly, abierto hace un año y poco.

Queda muy cerca de la Torre Eiffel, exactamente en el Quai Branly, a orillas del Sena. Posiblemente por eso tiene forma de barco, un barco anclado en un jardín lleno de helechos y magnolias japonesas y que, a pesar de estar quieto, es capaz de llevar al visitante muy lejos.

En algunos países de Asia se dice que el milagro no es caminar sobre el agua, sino caminar sobre la tierra. Y eso es lo que documenta este museo: la marcha de los hombres sobre la tierra.

La exposición de los objetos escapa al etnocentrismo y aborda una dimensión artística y estética. Uno podría quedarse varias horas -todo el día, tal vez- sin cansarse. Además de ver la máscaras y tótems de  podés activar un video y escuchar las historias que la rodean contadas por los pobladores de ese pueblo mínimos de Indonesia. Quiénes la usaban, para qué, cuándo.

En el Quai Branly no hay cuadros. El museo acerca el patrimonio cultural no occidental: objetos de civilizaciones de Africa, Asia, Oceanía y América. Es un museo para ir varias veces. Por eso, para los que viven en París se vende un pase anual más barato que se puede comprar en Fnac.


Doisneau, el fotógrafo callejero de París

El fotógrafo francés Robert Doisneau (Gentilly 1912-París 1994) fue un gran documentalista de la vida cotidiana de los franceses y de los parisinos en especial. Si bien trabajó en la revista Vogue, lo que más le gustaba era el fotoperiodismo, salir a la calle y mostrar lo que veía.  Publicó más de veinte libros de fotos, entre otros: Los parisinos tal como son, Instantáneas de París y Perros de París, los tres a mediados de la década del 50. 

doisneau0.jpgEste beso fue parte de una serie sobre los amantes de París que le encargó la revista Life en 1950. El beso es la imagen que encabeza la doisneaumanía que tomó bríos después de la muerte del fotógrafo: hay libros, carteles, pósters, calendarios, agendas y hasta un rompecabezas con esta imagen.

Sus obras se venden entre seis y diez mil euros, menos El Beso, que ya superó los 30.000 y es mucho más que un beso. Aunque la mayoría de las fotos de Doisneau fueron espontáneas “maravillas de la vida diaria”, como él mismo expresó, El Beso no. Sólo que eso Doisneau nunca lo había dicho. Hasta que en 1993 varias parejas reclamaban ser las protagonistas de la foto y querían una compensación monetaria por eso. En ese momento, el fotógrafo debió admitir que le había pedido a unos jóvenes actores que posaran para él. Ellos lo hicieron y Doisneau les regaló una foto que la protagonista guardó con celo. Después del escándalo y de más de cincuenta años, la vendió en 155.000 euros a un coleccionista suizo.

“En mis imágenes procuro encontrar en los personajes un espacio interior por donde corra el aire; es lo que en definitiva le da la vida a una fotografía”, dijo alguna vez el fotógrafo.

doisneau3.jpg

También dijo: “No puedo recordar quién dijo que «describir es matar, sugerir es dar vida». Esa, creo, es la clave”.

sinnombre.jpg 

Y: “Para tomar fotos de este tipo, uno no puede quedarse al margen de la multitud, hay que beber tanto “Beaujolais” como los demás para sentirse partícipe de lo que ocurre y para que ellos ya no se den cuenta de que uno es fotógrafo”.

doisneauacordeon1.jpg

foxterrier.jpg

doisneaukissopera.jpg

Y: “Fotografiar es un acto que no tiene sentido si no se le hace un seguimiento al tema retratado.”


Los cazadores cazados en el Louvre

venus1.jpgLas anécdotas de viaje son un tesoro, pero para muchos son un poroto al lado de las fotos de viaje, la prueba irrefutable de que uno estuvo ahí.

Con ustedes, Los cazadores cazados, una anécdota de Leandro Laffan, gran lector, asiduo viajero y ex alumno de mi curso de Periodismo Turístico, que escribió sobre su primera visita al Louvre.

Era la primera vez en París y una de mis primeras visitas fue el Louvre. Lo que vi allí es único, casi tanto como el comportamiento de algunos visitantes que necesitan demostrar que estuvieron ahí. Las palabras no alcanzan, hay que tener una foto. Si está bien sacada mejor. Si sale cortada, borrosa, oscura, también sirve. Hace falta un registro del cazador del siglo XXI con su trofeo de caza.
No está prohibido tomar fotografías de las obras de arte, pero sí sacarles con flash. Pero el cazador moderno tiene inmunidad doble: la presa no es un león africano y sus cuidadores no pueden contra la horda dorada. Los flashes inundan algunas salas, especialmente tres: la de la Victoria de Samotracia, la de la Venus de Milo y donde está La Gioconda, de Da Vinci.

La Gioconda no descansaba en paz, sus ojos me miraron. Desde lejos porque no me pude acercar. Los flashes de los turistas no me lo permitieron. Tampoco me esforcé demasiado, la situación no tiene por qué sorprenderme. En ese momento era uno más, un cazador de la horda dorada, me diferenciaba sólo que no haber desenfundado mi arma, perdón mi cámara fotográfica. No disparé. Un empleado del museo, alto y corpulento, intentaba en vano que no saquen fotos con flash, movía las manos como un molino, gritando la orden en varios idiomas. Los cazadores no lo escuchaban, cada uno disparaba con munición gruesa una y otra vez.

venus.jpgMe di por hecho, La Gioconda me había mirado. Seguí recorriendo el museo, pasé por delante de La Virgen de las Rosas, también de Leonardo; varios cazadores le apuntaban, pero seguí de largo.

Continué mi camino, y los ruidos me anticiparon lo que venía. Como dije, otra de las víctimas era la Venus de Milo, esculpida hace más de 2000 años en el llamado periodo helenístico de la Antigua Grecia. La historia oficial dice que fue descubierta en Melos en 1820, que mide 205 centímetros y que representa a la diosa del amor y la belleza, y de allí su nombre, Venus. Los cazadores algo de eso saben o tal vez no. Lo que sí tienen claro es que esta presa no debe ser descuidada: es un botín y deben capturarlo. Ella hasta se desnuda, mostrando toda su belleza clásica. Unos pocos la disfrutaron, algunos hasta le daban la espalda, los más dispararon, la hirieron.
 En ese momento la vi vulnerable y frágil, y creí necesario sacar el arma, perdón la cámara, y dispararles. Justicia por mano propia que le dicen.


La guía del ocio más completa de París

pariscope1.JPGPariscope es una solución y un problema.

Una solución porque es la guía del ocio más completa de París. Ahí uno encuentra de todo para hacer en la ciudad. De día y de noche. Restaurantes, cines, ciclos de jazz, museos y mercados de pulgas. Todos los estrenos, las novedades de cada semana, quién viene a tocar o a dar una conferencia. Qué hacer, día por día, con direcciones, teléfono y precios… Ahí viene el problema.  

Pariscope encubre un problema porque si bien la guía es muy barata, casi regalada, cualquier salida en París cuesta de diez euros para arriba… Eso sin contar la cena, que si es en un restaurante cuesta desde 30 euros. Superado el detalle, Pariscope es una herramienta utilísima.

Se consigue en kioscos de diarios y revistas. Aparece los miércoles y cuesta 0,40 euro.


Julio Cortázar en París


Pintores de la Torre Eiffel

Edgardo Kleinman, gran conocedor de arte y autor de la Cartelera Cultural, sección del suplemento Turismo del diario La Nación que se ocupa de la agenda de muestras y conciertos en distintos museos y galerías y teatros del mundo, es lector de Viajes Libres y amigo de la casa. Con la delicadeza que lo caracteriza aporta al post anterior -no tan delicado- las miradas artísticas y bellas que algunos pintores hicieron de la Torre Eiffel. ¡Gracias Ed!

Robert Delaunay

torre1.jpg  torre2.jpg

 Marc Chagall

 torre3.jpg

Georges Pierre Seurat

 seurat.jpg

Jean Cocteau

 torre4.jpg

 Raoul Dufy

torrecita.jpg


En París, la torre está en todos lados

eiffel.jpg

cendrierblc.jpg

verre.jpg dscn9224.JPG


La cocina más trendy de París ¡es inglesa!

rosebakery1.JPGPrimero me lo dijo una amiga. Que la última moda para comer en París era un lugar inglés. Qué raro, pensé. ¿Cómo podrían permitirlo, los reyes de la patisserie? Parecía imposible. Pero el dato se repetía: la Condé Nast también lo recomendaba. Los caminos más trendy de la ciudad llevaban a Rose Bakery.

Entonces mejor voy, a ver de qué se trata este lugar. La primera vez estaba cerrado porque parece que cierran los lunes. Volví un miércoles en la tarde, pasadas las tres. Y aunque en París almuerzan temprano, todavía había gente comiendo.

Rose Bakery es el nombre que eligió Rose Carrarini, una inglesa que tuvo su pequeño restaruante en Londres y hace unos años se instaló en París. Al parecer cocina más que bien. Su restaurante, que queda en 46 Rue des Martyrs, cerca de la Gare du Nord, tiene vista al Sacre Coeur, y ya es una marca cool en la ciudad.

rosebakery0.JPG

Rose se especializa en patisseries y trabaja con su marido desde hace más de 30 años, Jean Charles, que hace tartas y panes.

Llego ese miércoles frío y lluvioso y después de atravesar un grupo de gente comprando y pagando en el mostrador, conseguí una mesa. Más tarde supe la suerte que tuve: Rose Bakery siempre está lleno. Tanto que están pensando abrir otro en París… o en Tokio.

Además de servir comida hecha en el momento, venden té inglés, jugos naturales y varios productos orgánicos, desde café hasta champignones, y patisseries para llevar. Es uno de esos lugares donde uno siente que lo que come le va a hacer bien.

Como en muchos lugares de moda, en Rose Bakery hay mucho movimento y tránsito de gente con onda. El staff es por lo general femenino y extranjero. Todas las chicas llevan un delantal blanco y suelen estar apuradas. No es un típico resturante: el lugar era un antiguo depósito y tiene un pasillo largo con lugar para una sola fila de mesas. En el final tiene un salón no demasiado grande y una pintura abstracta donde predomina el color naranja, el mismo de las zanahorias que se usan para uno de los hits de la casa: el carrot’s pudding. (En Rose Bakery se habla más inglés que francés).

rosebakery3.JPG¿Qué se come? Todos los días hay un menú por 13 euros, que incluye, por ejemplo: una sopa de lentejas, un omelette con ensalada de rúcula y un café con scons para el final. Todo es muy fresco y la preparación y los condimentos, de lujo. Los platos no son abundantes así que el que esté con hambre, que tome otro rumbo.

Para la hora del té, los cookies y brownies y cheesecakes y pasteles de frambuesa están altamente recomendados. Ideales para probar la selección de Earl Grey de Rose Bakery.

Rose Bakery es trendy por donde se lo mire. En los últimos desfiles de la marca japonesa Comme des Garçons el catering fue de Rose, y el libro Breakfast Lunch Tea, que escribió la cocinera inglesa más famosa de París por estos tiempos, está agotado.

Cuenta la cocinera que un día, hace un par de años, vino a comer un hombre y se pusieron a conversar. El le dijo que era de la editorial Phaidon y que quería que ella escribiera un libro. Rose viajó a Londres, ultimaron detalles para la publicación y cuando estaba por terminar la reunión ella le preguntó: ¿y usted, qué hace en la empresa? El hombre le respondió, simplemente:”Soy el dueño”.

En París hay miles de bistros y restaurantes, pero todo indica que estamos en la hora de Rose Bakery.


París miau…

parisamour.JPG

Muchos creen que es llegar a París y sentir el ánimo de amar. Algunos, incluso, lo comprueban. Cuchi cuchi al sol, en un bar de la Rue Vielle du Temple, en el Marais.


Elisa en París

laverie0.jpgEn los lavaderos automáticos de París no hay empleados. Uno llega, pone sus monedas, deja la ropa lavando, se va y vuelve a buscarla media hora más tarde. O cuarenta minutos, si usa el secado automático.

Ese día llegué temprano al lavadero del barrio. No había llevado billetes, la máquina sólo aceptaba monedas y no había a quién cambiarle. Así volví a caminar las cuadras que me separaban del hotel, busqué monedas y caminé de vuelta al lavadero. 

Cuando entré la segunda vez una persona negra estaba sentada al lado de las máquinas blancas. Era difícil distinguir si era hombre o mujer. Tenía una campera grande con capucha, y estaba leyendo.

No tengo idea de cómo funcionan las maquinas de lavadero automático, entonces fui de un lado a otro, leyendo instruccciones y tratando de ver de dónde sacaba el jabón y qué botón me tocaba apretar primero.

Quizás para evitar que la máquina me comiera un euro o para descubrir si esa persona era hombre o mujer, rompí el silencio con olor a jabón en polvo de la mañana fría.

– “¿Sabés cómo es esto?”, pregunté.

Se dio vuelta y me miró con ojos muy tristes.

– “No, nunca lavé en una máquina”, me dijo y entendí que no estaba esperando su máquina ni su ropa. Había entrado en busca de reparo, de calor. No podía hablar bien, parecía que tenía un problema en la boca. Se paró, leyó, volvió a leer y me dijo que creía que era así. Y así lo hice.

Todavía no podía distinguir si hablaba con un hombre o con una mujer. Su vestimenta era unisex, igual que su cara. Y tenía una actitud de niño asustado. Se volvió a sentar, se escondió debajo de la capucha azul y fingió que leía.

La máquina ya estaba lavando. Volví a atravesar el silencio enjabonado:

– ¿De dónde sos?

laverie3.jpgMe contestó que de Cayenne, Guayana, que hace nueve años que está en París. Tardaba en responder, hacía silencios y siempre preguntaba de vuelta. Recién cuando me preguntó si tenía hijos estuve segura de que era mujer. Ella se llama Elisa y tiene 36 años, aunque aparentaba 50. Me dijo que ella no quería tener hijos y le pregunté por qué.

-Porque no quiero.

Me contó que habla con su madre, que tiene hermanos allá y que una hermana se murió. Le pregunté si tenía amigos en París y me contestó que donde vive se cruza con gente y que se dicen bonjour, pero eso es todo. Cada vez que contaba algo, revelaba una cara más de su tremenda soledad. Una soledad que respiran muchos inmigrantes en París y en cualquier lado.

Elisa me dijo que no le gusta el frío, que vino para trabajar, pero que ahora no tiene trabajo. Y no se vuelve porque todavía no es tiempo de volver. Vive en un lugar para gente sin trabajo que cuesta un puñado de euros por noche. Pero no puede pagarlo todas las noches.

– ¿Y cuando no dormís ahí, qué hacés?

– Duermo en un foyer.

Cuando terminó de decir eso, entró en el lavadero automático un hombre joven, apurado, parisino, de unos 40 años. Tenía pinta de divorciado y un hijo de ocho. Era muy ejecutivo y en menos de tres minutos dejó su máquina andando y se volvió a ir. El lavadero era pequeño pero el hombre no nos registró. Pasó al lado nuestro como uno pasa por las salas del Louvre que no le interesan. Sin mirar a los lados, sólo hacia adelante.

El tipo se fue y el silencio no olía a jabón sino a incomodidad. Ya no era tan temprano y la ciudad estaba despierta. Elisa me dijo: “Es hora de partir”. Y abrió la puerta de vidrio que la devolvió al frío y a su soledad. Antes de irse me miró otra vez con la mirada más triste del mundo. Más incluso que la de los chicos que se acercaban a la ventanilla del taxi y me decían “hungry hungry” en Etiopía.




rss twitter facebookinstagram

Especiales


Especial Nueva York
Especial Cuba
Especial París
Especial Valparaíso
Especial Dakar
Especial México
Especial El Mate
Especial Bolivia

Links

Otros sitios

El mejor trabajo del mundo

Categorías

Archivo

  • 2017 (1)
  • 2016 (3)
  • 2015 (12)
  • 2014 (34)
  • 2013 (60)
  • 2012 (88)
  • 2011 (83)
  • 2010 (166)
  • 2009 (189)
  • 2008 (208)
  • 2007 (110)